• Regístrate
Estás leyendo: Revelan secretos y reflexiones del conde Siruela
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 01:05 Hoy

Revelan secretos y reflexiones del conde Siruela

"Libros, secretos" reúne ensayos del editor y escritor Jacobo Siruela, quien durante tres décadas ha rescatado obras que se apartan de lo que está de moda en los circuitos literarios.

Publicidad
Publicidad

Hay en Libros, secretos, reunión de ensayos del editor y escritor Jacobo Siruela, una inquebrantable voluntad por rastrear y definir una tradición bibliográfica de tipo hermético, que este hombre sereno y pausado ha demostrado a lo largo de más de tres décadas rescatando y publicando obras que se apartan del canon comercial y de moda en los circuitos literarios.

Además, dice el propio Siruela, con este libro, que acaba de aparecer bajo el sello Atalanta, ha querido "ofrecer un panorama de obras que hablan otros idiomas conceptuales cuyo vocabulario ha sido olvidado o bien proscrito por nuestra cultura".

Así, Siruela reflexiona, entre otros asuntos, sobre un libro cuyo alfabeto no se ha podido descifrar (el intrigante Manuscrito Voynich), o de una obra sin texto cuyas imágenes transmiten con detalle todo un conocimiento espiritual (el Libro mudo), o del Finnegans Wake, la mítica obra de James Joyce, tan inescrutable como las anteriores.

En entrevista con MILENIO, Siruela (Madrid, 1954) explica que el punto de unión entre todas esas obras "es esa zona de la modernidad que ha quedado fuera de los discursos oficiales". Y bucear en estas zonas opacas de nuestra cultura, agrega, le ha hecho consciente de que lo que llamamos modernidad ha ido desarrollándose junto a una, digamos, "contramodernidad". "Es decir, que después de la Ilustración vino inmediatamente su opuesto, el Romanticismo, para compensar. Y después del realismo literario vino el simbolismo, y después del impresionismo y cubismo le sucedió el arte abstracto, que proviene directamente de la teosofía de Blavastky y Steiner, lo cual es bien sabido, y el surrealismo, que bebió en fuentes esotéricas, e incluso ahí está Le Corbusier, que se inspiró también en un libro hermético para sacar las proporciones de su Modulor. Todo esto se ha ocultado, porque resulta molesto o vergonzoso por la única y frágil razón de no corresponder al discurso unívoco que se quiere dar a la modernidad, y la modernidad es algo mucho más complejo y va más allá del relato que nos han querido ofrecer de ella. Y esta es la tesis del libro, que la modernidad no ha sabido convertir los opuestos en complementarios porque, en realidad, los opuestos sí se concilian, se complementan".

Páginas ocultas y olvidadas

Libros, secretos resume, admite Siruela, su pasión como editor por dar a conocer obras que por razones diversas han permanecido "encerradas", "ocultas" u "olvidadas". Y esto se corresponde, puntualiza, con todos los ensayos que publica Atalanta, sello que fundó en 2005 tras dar por terminada la prolífica aventura que representó para él dirigir la editorial Siruela, sello que fundara con 26 años en 1982. "Son visiones complementarias al discurso racionalista clásico de la modernidad", reflexiona al respecto. "Creo que en la profunda crisis en la que está hoy sumido el mundo necesitamos amplitud de miras, y volver a mirar con atención y ojos nuevos todo aquello que hemos rechazado históricamente. Contemplar, por ejemplo, los mitos y las tradiciones espirituales antiguas, no desde el esquema simplista e ingenuo del literalismo, pues desde ese punto de vista todas las religiones son fábulas y la fe mera idolatría; pero si lo contemplamos bajo el prisma de los mejores mitólogos, psicólogos, antropólogos o historiadores de las religiones del siglo XX, todo ello se transmuta en un saber fascinante. De la misma manera que no podemos seguir entendiendo la ciencia desde la visión del siglo XIX, porque después de la física cuántica y de Thomas Khun, la ciencia ya no es lo que se cree que es".

Desde un punto de vista crítico, la forma de abordar lo real de la modernidad, otro de los temas centrales de Libros, secretos parte de la admisión de que "es obvio que desde hace ya un tiempo la modernidad está en crisis, lo cual quiere decir que está empezando a tomar conciencia de sus limitaciones. Por un lado tenemos la física actual, que está llegando a tales cotas de complejidad que ni siquiera ellos lo entienden. ¿Cómo puede entenderse que una partícula se convierta en onda y luego otra vez en partícula, y que el observador influya en esta operación? ¿Cómo entender un multiverso con cinco, siete o más dimensiones? A mi modo de entender, hemos de volver a interesarnos en la intrahistoria, como decía Unamuno, es decir, en el desarrollo histórico de la experiencia interior de la humanidad. El sentido del mundo está dentro. Nuestra sociedad es demasiado extrovertida y no sabe nada sobre la realidad de la psique. Pero aquí tampoco hay fórmulas fáciles, pues comporta la misma complejidad que la investigación científica".

Del ensayo y la edición

Respecto a la manera en que Siruela —autor de obras comoEl mundo bajo los párpados, una investigación cultural del onirismo— aborda la escritura del ensayo y cuáles son las claves que marcan su escritura ensayística, el autor señala que no parte de ningún plan preconcebido. "Como decía Whistler: art happens. Cuando publiqué El mundo bajo los párpados no quise dar a esa larga investigación un tono académico y pesado, sino que tuviera el ingrediente que Calvino propuso para el siglo XXI: la ligereza. Es decir, quería que el ensayo se leyera como una narración literaria, aunque en realidad es un ensayo puro y duro, y puedo decir que totalmente riguroso en cuanto al rastreo de fuentes documentales o a la meditada destilación de los argumentos intelectuales. Digamos que al ensayar me expreso en un género híbrido, que se coloca en tierra de nadie. En el fondo es el lugar en donde me gusta estar. Libros, secretos es una reunión de conferencias, encargos, etcétera, pero lo curioso es que tienen cierta unidad. No es un saco misceláneo. Tiene cuerpo. Y la coma en medio del título es lo que mejor revela su contenido, porque casi todo el texto habla de libros y de 'secretos', entendidos como otras visiones de la cultura".

Por último, respecto al oficio de editor, Siruela comenta que afronta su labor "haciendo todo lo contrario de lo que supuestamente se ha de hacer: publicando cuentos y poesía en lugar de novelas contemporáneas; publicando ensayos filosóficos de autores olvidados o proscritos en lugar de estar atento a las tendencias; publicando, a veces, libros larguísimos y carísimos en lugar de libros finos, de precios competitivos... Ya ve, no hay fórmulas. Lo importante es acertar y encontrar un público, y tratar de nunca defraudarlo. En fin, hacerlo todo con corazón, con mucho corazón".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.