• Regístrate
Estás leyendo: Revelan pugnas internas del Vaticano
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 20:52 Hoy

Revelan pugnas internas del Vaticano

Un amplio y profundo reportaje que dqa a conocer los escándalos, la corrupción, el robo y los intereses opacos de una curia que no cumple las expectativas de Francisco.

Publicidad
Publicidad

Desde que el 13 de marzo de 2013 el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido el papa número 266 en la historia de la Iglesia católica, en el seno del Vaticano, Santa Sede política de la cristiandad moderna, se ha vivido una auténtica revolución firme, dulce y silenciosa que, no obstante, ha desencadenado una guerra sin reglas ni fronteras, donde de un lado está el papa Francisco y una serie de fidelísimos colaboradores, y, de otro, un grupo de poderosos, hipócritas y oportunistas lobbys que se han erigido como sus máximos enemigos.

Pero ¿qué es lo que ha provocado esta guerra sin cuartel cuyo único objetivo es limpiar la curia romana?

Ya el papa Luciani (Juan Pablo I), llamado "el pontífice del cambio", quiso reformar la curia, en la que había grupos de prelados que se opusieron frontalmente a su voluntad de reformas, y murió misteriosamente apenas 33 días después de haber sido ungido máximo líder de la Iglesia católica. Tampoco Karol Wojtyla, que por un lado estaba empeñado en oponerse como fuera a los regímenes comunistas, se dio cuenta de que el IOR, el banco que se ocupa de administrar los bienes del Vaticano destinados a obras de religión y beneficencia, se dedicaba a lo que el periodista italiano Gianluigi Nuzzi califica del "mayor blanqueo de dinero jamás visto en el siglo XX". Y lo mismo le ocurrió a Benedicto XVI, quien frente a la insidia de los palacios pontificios, a la corrupción, a los problemas pastorales de la Iglesia en el mundo, tomó la histórica decisión de entregarle el timón de la barca de Pedro a un nuevo pastor.

¿Por qué ha ocurrido todo ello y en qué consiste el enorme desafío que tiene frente a sí el papa Francisco en esta batalla en el interior del Vaticano? La respuesta, meticulosamente investigada y contrastada con archivos y documentos jamás antes revelados y de primerísimo orden tanto en la fuente como en el contenido, se expone en el libro Vía Crucis, del citado Gianluigi Nuzzi —autor de obras como Vaticano S.A. o Las cartas secretas de Benedicto XVI—, un amplio y profundo reportaje que revela, como una absoluta primicia de impacto mundial, los escándalos, la corrupción, el robo y los intereses opacos de una curia deficitaria tan poco digna de confianza que ha llevado a tantos católicos a alejarse de la Iglesia, así como al propio Bergoglio a someter al Vaticano a una contienda intestina para alejar a los mercaderes que anidan en su seno.

Ya lo había dicho Francisco en una de sus homilías: "El dinero contamina el pensamiento, contamina la fe", y "cuando vence la codicia, los hombres pierden su dignidad, se vuelven corruptos de pensamiento, corren el riesgo de considerar la religión como una fuente de ingresos". Consciente de ello, Francisco crea una comisión secreta casi desde el minuto uno de su pontificado, para descubrir irregularidades y rediseñar su estructura. La tarea, sin embargo, no ha sido fácil. Como demuestra punto por punto Nuzzi, las inercias, las resistencias feroces y una situación enquistada, no le allanan el camino. Es más, el motor de sus reformas propuestas "es blanco permanente de las más variadas operaciones de desinformación y de lisos y llanos intentos de sabotaje: no solo cartas anónimas, amenazas (...), sino también escuchas ilegales".

Francisco encarga que se investigue y se trabaje a fondo. Primero, por la Secretaría de Economía, cuyo objetivo es unificar la gestión de todas las finanzas vaticianas. Segundo: restar poder a Propaganda Fide (la Congregación para la Difusión de la Fe) y el saneamiento y control del APSA (la Administración de la Sede Apostólica y en la práctica el banco central de Vaticano). Tercero: censar y tasar en su totalidad el patrimonio artístico del Vaticano. Y cuarto: hacer eficiente el gasto en recursos humanos de la Santa Sede.

¿Lo ha conseguido? La investigación de Nuzzi revela que no. Pero su proyecto, sostiene Nuzzi, "es impostergable y necesario", aunque "existen demasiados intereses en juego", apunta, "ya sea intramuros y extramuros. Las organizaciones mafiosas siempre han combatido a quienes procuran acabar con esos sistemas delictivos", razón por la cual, agrega Nuzzi, la justicia italiana ha manifestado su temor por la integridad física del Papa. Hasta ese punto. "Pero el Papa Francisco no se dejará intimidar", concluye Nuzzi, "a menos que las presiones se vuelven tan insoportables que le obliguen a renunciar".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.