• Regístrate
Estás leyendo: Reunión de recuerdos y tradición otomí en Toluca
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 20:11 Hoy

Reunión de recuerdos y tradición otomí en Toluca

Familias de comunidades de San Cristóbal Huichochitlán, San Pablo Autopan y San Andrés Cuexcontitlán, se dieron cita en panteones para recordar a quienes ya no están con ellos.

Publicidad
Publicidad

Como cada año, panteones de las comunidades otomíes del norte de Toluca, se vistieron con pequeños pétalos amarillos, flores blancas, algunos claveles rojos y rosas. La vegetación seca y la tierra removida quedan ocultas en medio de una fiesta de colores.

El aroma del cempasúchil disminuye conforme pasan los minutos, pero el recuerdo dequienes ya no están se mantiene y reaviva la tradición en lugares como San Cristóbal Huichochitlán, San Pablo Autopan y San Andrés Cuexcontitlán, que durante las fiestas de San Miguel Arcángel, también recuerdan a sus difuntos, principalmente a sus niños, bebés y aquellos que murieron sin comprometerse.

TE RECOMENDAMOS: Juego de pelota y otras cosas que verás en la Fiesta de las Culturas Indígenas

Familias enteras adornan las tumbas tapizándolas con flores, llevan cera, rezan en voz baja, preparándose para la siguiente reunión con sus fieles difuntos que será el 27 de octubre, cuando rememoran a quienes fallecieron en algún accidente, para posteriormente abrirles nuevamente la puerta de sus hogares, al menos por unos días.

El 1 de noviembre regresan a los cementerios para despedir a sus parientes y amigos, pasan toda la noche en vela, iluminando el camposanto que esa noche ofrece un espectáculo.

Para la familia García está tradición se debe defender y hacer crecer, ya que conforme pasan los años es cada vez más complicado que las nuevas generaciones las practiquen como en antaño, el dinero o el desinterés son solo una parte de este problema, que por desgracia también esconde a la discriminación.

"Yo me atrevo a decir que si ahorita el dos por ciento de los jóvenes habla otomí es mucho, nosotros crecimos viendo a nuestros abuelos y padres, ahora los adolescentes de aquí ya no quieren", señaló Cornelio.

Esta es una festividad que generalmente es resguardada por las propias mujeres, pues son ellas quienes adornan las tumbas, limpian las cruces, compran la fruta para la ofrenda que se coloca en los hogares, sin ellas no habría trascendido hasta la actualidad, dijo Yolanda, quién es acompañada por sus hijos.

Indudablemente la muerte es sinónimo de recuerdos, lagrimas e incluso de arrepentimiento; sin embargo, también evoca la historia de una comunidad que no deja de lado lo que los identifica.

MMCF

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.