El cine retrata “una realidad que no sale en las noticias”: Lucía Kaplan

La cineasta argentina cuenta la historia de Eufrosina Cruz, indígena que se le negó ser diputada
Imagen del documental "La revolución de los alcatraces".
Imagen del documental "La revolución de los alcatraces". (Especial)

Puebla

“Es difícil dejar contentos a todos como cineasta” acepta en entrevista Luciana Kaplan quien el pasado lunes presentó en Puebla su premiada ópera prima “La revolución de los alcatraces” estrenada el año pasado. Criticada por hacer el documental sobre la vida política de una indígena oaxaqueña que no pudo ser presidente municipal por ser mujer, y llegó a ser diputada local y ahora federal, Kaplan acepta que el cine parea ella, entre otras cosas sirve “para retratar una realidad que no sale en las noticias”. Su documental se proyectó en el Teatro de la Ciudad y en el Complejo Cultural Universitario de la BUAP como parte del Cuarto Festival Internacional de cine de Puebla.

¿Para qué el cine? ¿Para tener un discurso de contenido social, de denuncia...? ¿Para poner en la pantalla problemas sociales, resueltos o no?, se le cuestiona a la argentina nacida en 1971 y residente en México desde 1875, quien responde:

Para mí la verdadera función del cine es para contar historias; eso primero que nada, no creo que sea principalmente un medio de denuncia, pero si para retratar una realidad que no sale en las noticias, es decir para retratar realidades más profundas, con todas sus contradicciones y posibles puntos de vista y es también (y esto es muy importante) una experiencia artística y sensible para el espectador, y si de ahí deviene una reflexión, pues mucho mejor. Hay que tener cuidado de no hacer panfletos con nuestra películas, siento que más bien se trata de lanzar interrogantes que hagan pensar al espectador, que lo hagan reflexionar sobre el mundo en que vive.

¿Cuál es la intención principal de tu película sobre Eufrosina Cruz?

Para mí la intención de esta película es retratar el difícil transitar de una persona de ser luchadora social a una figura de poder, más al ser mujer y aún más al ser indígena. Creo que es muy difícil hacer cambios en nuestro país, por pequeños que sean, hay muchas fuerzas en contra y creo y espero que eso sea lo que refleja la película, no tanto el retrato de éxito de una indígena que llega a la cámara de diputados, sino más bien la toma de decisión que conlleva finalmente a dejar una forma de hacer labores sociales para llegar al poder y eso la mantiene llena de dudas porque meterse en la política no deja de ser un asunto bastante sucio, desgraciadamente.

La película concluye con Eufrosina como diputada plurinominal ¿hiciste un seguimiento, hay una "segunda parte" de tu película?

Eufrosina es ahora diputada federal, he seguido en contacto con ella pero no hay ningún plan de hacer una segunda película, por el momento.