ENTREVISTA | POR ROSA ESTHER JUÁREZ

Patricia Urzúa Directora del Museo Raúl Anguiano

Para esta líder, todo buen museo se mantiene vivo no sólo a través de atractivas opciones de exposición artística y una buena carta de actividades como cursos y talleres, la meta también incluye tener diálogo e intercambio con otros museos; incorporar a los vecinos; ser parte de la plaza y, desde luego, constantes visitas.

“El reto de todo buen museo es tener vida”

Este año, Urzúa recibió el galardón al Mérito Museístico.
Este año, Urzúa recibió el galardón al Mérito Museístico. (Cortesía Gerardo Flores )

Guadalajara

Patricia Urzúa se ve contenta: en el primer año de su gestión, más de once mil personas han pasado por el Museo Raúl Anguiano (Mura) y la cantidad sigue incrementado. Reconocida en mayo pasado con el galardón al Mérito Museístico, concedido por la Secretaría de Cultura, por sus más de 30 años de carrera, es una entusiasta del arte contemporáneo.

En este momento, el motivo de su sonrisa no sólo se debe a los resultados acumulados en el año 2013. En el interior del museo aún es posible apreciar la exposición X Diez,  con la que el colectivo Sector Reforma celebra su primer decenio artístico, en el que ha ofrecido más de cien exposiciones. Además, Urzúa está por celebrar su primer año al frente del Mura.

En próximos días cumplirá un año al frente del Mura, ¿cuál es el balance a compartir?

“Estamos en  transición. No se trata de cambiar la vocación del Mura, sino de que cumpla a cabalidad con su misión ya establecida: promover, difundir y disfrutar el arte moderno, el contemporáneo, y el emergente. Estamos trabajando con el acervo para acrecentarlo con vistas a un proyecto coherente. Hemos trabajado con los vecinos para hacerlos amigos del museo, sus cómplices”.

¿De qué tamaño es el acervo? ¿Qué firmas incluye?

“El acervo actual tiene alrededor de 480 piezas, algunas muy relevantes. Además de piezas del maestro Anguiano, tenemos obra de Tamayo, Fernando de Syzlo, Leonora Carrington, así como de destacados artistas locales como Toni Guerra, Enrique Lázaro, Campos Cabello, entre otros. Estamos trabajando en el acervo: hemos hecho un diagnóstico en colaboración con Ecro para establecer una curaduría coherente. No queremos ser sólo receptores de lo que las familias de los artistas ya no quieren tener en casa”.

¿Hay proyecto de exponer este acervo?

“Estamos trabajando en ello. Hemos invitado a Ecro para hacer un diagnóstico. La mayoría de las piezas está en excelente estado. El proyecto implica desde adecuar el espacio donde lo alojamos, como también realizar un trabajo de selección para exponer la obra una vez curada.

La idea es también compartir obra con otros museos locales y foráneos, por ejemplo de Zacatecas nos han solicitado intercambio de obra. También estamos estudiando la posibilidad de intercambio de gestiones. La idea no es que el Mura se convierta en un sitio con espacios de exposición: con talleres, visitas guiadas, ciclos de cine, música. Todas estas manifestaciones el museo las puede explotar para volcarlas en actividades paralelas a una exposición”.

¿Cómo es el trabajo con vecinos?

“Hemos hecho un trabajo integral con los vecinos de Chapultepec sur, esta zona se ha ido recuperando. Es parte de los logros. Que los vecinos se integraron a las actividades del museo, porque ellos lo viven y nosotros lo trabajamos. En el equipo intentamos involucrarlos, por ejemplo, en fechas recientes tomamos juntos un curso de seguridad para que todos cuidemos la zona”.

¿Qué otros logros ha conseguido en este año?

“Logramos formar el Concejo Curatorial, y hemos trabajado, hicimos una revisión de las propuestas que nos han llegado para  ser exhibidas en el museo. Hemos recibido más de cuarenta. Revisamos el material, no queremos que quede excluido ningún artista. Trataremos de hacer una propuesta más integrada como realizar muestras colectivas; y es que no hay presupuesto que alcance, ni tiempo.

También estamos trabajando en recuperar la historia del lugar. Por ello hemos invitado a diferentes  colaboradores, uno de ellos Luis Rutilio Medina. Queremos mirar hacia atrás sin dejar de mirar hacia adelante: el arte urbano, lo que está sucediendo afuera, trabajando extramuros, al tiempo que trabajamos con el propio acervo, pero no queremos  olvidar la parte contemporánea”.

¿No compite el Mura con la propuesta de Museo de las Artes (Musa) o el Museo de Arte de Zapopan (MAZ)?

“No puedo competir, la rebanada del presupuesto de Guadalajara es muy delgada,  son seis museos. Con el MAZ dialogamos para no coincidir en fechas, tratamos de coordinarnos”.

¿No es redundante?

“No, porque no todos son los mismos espacios. Sería terrible que hiciéramos competencia. Creo que hay grandes artistas con propuestas maravillosas, hay espacios para todos”.

Como directora, ¿cómo elige en ese universo?

“Antes lo hacia el director con el conocimiento, la experiencia y ser sensible y si no se puede hay que buscar asesoría. Ahora tengo Concejo Curatorial, es gente con la que he tenido diálogo antes, eso me da mucha seguridad y mucho respaldo”.

¿En dos años cuál es el reto? ¿Cómo se imagina el Mura en un futuro?

“Me lo imagino con mucha vida, con escuelas visitantes, independientemente de quienes vienen con frecuencia. El reto es que este museo tenga vida, es el reto de todo buen museo, tener vida. En este caso, eso incluye que recupere su espacio, recupere su plaza, tener diálogo con el Instituto Cultural Torres Bodet, con los vecinos, hacer exposiciones extramuros”.