“Ya retiré mi obra del MACO”, revela Toledo

El pintor insiste en una auditoría, porque alguien tiene que poner orden en ese lugar.

Oaxaca

Luego de mostrar su desacuerdo con la decisión de cerrar el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), el fundador del sitio, Francisco Toledo, en entrevista con MILENIO solicitó que se realizara una auditoría a dicho sitio, petición que días después respaldó el titular de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), Francisco Martínez Neri.

“Alguien tiene que poner orden en ese lugar”, dijo el pintor y fundador del MACO. “En el caso concreto del aparato administrativo de Oaxaca, quien se encarga de auditar es la Contraloría, y toda dependencia, incluido el MACO, debe estar sujeta a revisión. Me parecería sano auditarlo”, dijo Neri a este diario.

La respuesta oficial al boletín de prensa remitido por el MACO el 20 de noviembre, en el cual anunciaba el cierre del museo por el retraso del apoyo del gobierno de Oaxaca durante 11 meses, no se hizo esperar. Dos millones de pesos fueron puestos a disposición inmediata del recinto. A través de un comunicado, el 21 de noviembre el museo dio a conocer que había recibido los “recursos” que le permitirían “atender sus necesidades más apremiantes”. “Ese dinero nos sirve para pagar las deudas”, dijo la Coordinadora del lugar, Cecilia Mingüer, en conferencia de prensa. Mientras tanto, añadía el comunicado, “continúan las gestiones correspondientes para obtener el recurso pendiente de este año”.

El presupuesto anual del museo asciende a cinco millones de pesos, de los cuales tres son aportados por el gobierno de Oaxaca, medio millón por el Instituto Nacional de Bellas Artes y 1.5 por Amigos del MACO A. C., las entradas al museo y la venta de la tienda, que ofrece obra de artistas oaxaqueños como Luis Zárate, José Villalobos, Rubén Leyva y Francisco Toledo. Este último anunció a MILENIO que a partir de esta situación, y hasta que no se transparente la utilización del dinero, él retirará su obra: “No, ya la retiré”, asevera. Cabe destacar que los ingresos por la venta de las obras de Toledo era la más importante anualmente. También, Toledo exigió el nombramiento de un director o directora en el MACO.

A MILENIO, Martínez Neri reveló que antes de que “estallara el problema del MACO”, él ya había sostenido reuniones con la directiva de la asociación civil que lo administra, “y ofrecí mis mejores oficios para resolver el problema. El problema se resolvió. Desgraciadamente, ellos insistieron en su conferencia de prensa, me parece que era innecesaria. Habíamos tenido el acuerdo y veríamos que la relación entre Seculta y el MACO se fortaleciera porque tiene que hacerlo. En ese plan seguimos”.

Hasta el momento no existe alguna reunión programada entre el titular de Seculta y los Amigos del MACO, tampoco existe un plazo planteado por el gobierno del Estado para entregar los recursos económicos faltantes según el convenio vigente. Lo que sí hubo fue el compromiso de, durante 2014, aprobar un aumento presupuestal gubernamental para este museo.