• Regístrate
Estás leyendo: Rescate de Centro Histórico depende de la sociedad, no de políticos
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 21:32 Hoy

Rescate de Centro Histórico depende de la sociedad, no de políticos

Ángeles González Gamio, cronista en la Ciudad de México relata qué sucedió tras una crítica certera: un cambio total que fortaleció al turismo y la economía.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

A principio de la década de los noventas, en el siglo pasado, María Félix declaró que el zócalo olía a orines y eso desencadenó, primero, en una polémica en torno al centro de la hoy llamada CDMX, y luego, en la creación del plan ante la UNESCO del plan de rescate del Centro Histórico, etiqueta de patrimonio de la humanidad incluida.

No todas las ciudades tienen la suerte de tener una María Félix o un crítico profundo que trastabille la moral.

"Pero ustedes son muchos" comenta Ángeles González Gamio, cronista del Centro Histórico de la Ciudad de México, sobre el retraso en la parte arquitectónica protegida de Tampico.

Porque en reflexión tiene similitudes, aunque en México un mayor interés, sin embargo, el origen de este interés surgió de una crítica directa, incómoda, que golpeara la insensibilidad cultural de los políticos.

"Deben concientizar a las gente que gobierna y a la población para que exijan el cuidado de su patrimonio, que es riquísimo, de los más valioso que pueda tener una localidad, no solo es que tengan arquitectónica bonita, sino lo que guarda la historia, los valores de una sociedad... es el reflejo de una época" comenta la escritora y periodista durante su visita al puerto jaibo, en donde en una pequeño pasaje por la Avenida Hidalgo, incluso sin llegar al Centro Histórico, detectó edificios de construcción antigua "que merecen ser protegidos".

"Luego la gente los destruyen para hacer una caja de zapatos, pero eso no debe de poder pasar, esas construcciones que estén deterioradas deben estar protegidas; pero se tiene que emitir antes que nada un reglamento municipal que prohíba edificaciones construcciones anterior a 1930, por ejemplo, se destruyan. ¡Estás tirando la memoria histórica de la ciudad!" sentenció.

Retoma dos ejemplos: el primero es el de la ciudad de La Habana, donde el rescate iniciado hace un par de décadas está generando turismo internacional a gran escala "porque se volvió un lugar muy lindo".

El segundo fue la Ciudad de México, a principios de los noventas tras la crítica de La Doña en cadena nacional, el cual ha documentado en diversos libros.

"Antes, hace 15 años el centro estaba vacío, no podías caminar, daba miedo, estaba oscuro, y ahora no puedes caminar de la cantidad de gente, en la noche es una fiesta, los jóvenes han descubierto el centro, se han abierto un montón de negocios, y hasta las cantinas y las pulquerías que estaban casi en el olvido han revivido y es por los jóvenes".

Lo primero fue la creación del PLAN, el registro de patrimonio ante la UNESCO, la eliminación de ambulantaje, el hermosamiento de la ciudad, y la creación de un fideicomiso con incentivos fiscales para los propietarios.

Si comprabas una casa en el centro y las restaurabas, no te cobraban predial, ni ningún otro impuesto o el registro público de la propiedad, te hacían los trámites con INAH, y eso se llevó a que cientos de casas fueran restauradas. El gobierno no puede hacer todo".
Por eso, explica, este rescate no puede quedar solo en manos de la autoridad, explica; es cuestión de los promotores culturales, de la iniciativa privada, de los medios y de la sociedad.

"Los políticos luego no entienden bien lo de la cultura, hay que reconocerlo, pero que vean el valor económico que puede tener un centro histórico"



JCCR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.