• Regístrate
Estás leyendo: Rescatan obra de Antonio Peñafiel
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 08:54 Hoy

Rescatan obra de Antonio Peñafiel

La editorial Miguel Ángel Porrúa recupera el libro "Indumentaria antigua mexicana. Armas, vestidos guerreros y civiles de los antiguos mexicanos", publicado por primera vez en 1903.

Publicidad
Publicidad

Médico de profesión, historiador por vocación y estadígrafo por emoción científica, el nombre de Antonio Peñafiel suele sonar en particular entre los especialistas, historiadores por demás, aun cuando sus aportaciones van más allá de un sector en específico: el simple hecho de que sea el autor de más de 80 publicaciones le da un sitio en el ámbito de la historia mexicana.

“Antonio Peñafiel es un polígrafo hidalguense, nacido en Atotonilco en 1839: médico de profesión, pero por azares del destino, luego de haber sido diputado local de la segunda Legislatura en Hidalgo, de haber dado cátedra en el Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios, regresa México y le tocar ser quien inicia los trabajos de la dirección de Estadística, dependiente de la Secretaría de Fomento”, de donde provienen muchos de los trabajos que desarrolló a lo largo de su vida: lo mismo sobre códices mexicanos, que acerca de libros raros que encontró en las bibliotecas europeas.

Las palabras le pertenecen a Juan Manuel Menes Llaguno, cronista y autor del estudio introductorio que acompaña al libro Indumentaria antigua mexicana. Armas, vestidos guerreros y civiles de los antiguos mexicanos, publicado de forma original en 1903 y recuperado en una edición facsimilar por la editorial Miguel Ángel Porrúa.

Comisionado en la Exposición Mundial de París, donde México llevó un extraordinario pabellón, Antonio Peñafiel se quedó en Europa unos tres años para trabajar libros de México que estaban en bibliotecas de Italia, de Alemania, de Francia y de España, con lo cual logra reunir información extraordinaria para ese tiempo.

“Regresa porque el presidente Porfirio Díaz le pide que venga a organizar el primer censo nacional de población, que se hizo en 1895, aunque hubo una serie de actividades previas, como censos regionales o sobre delincuencia…, donde se da cuenta que hay confusiones en los nombres de algunas poblaciones, tal como fue el caso de Atotonilco El Grande, su tierra natal: hay cerca de 40 ‘atotonilcos’ en la república —quiere decir “lugar de agua que hierve o de agua caliente”— y al interesarse desarrolla un censo que determine las diferentes poblaciones y de ahí se desprenden mil cosas.”

Mirada integral

Una de las primeras recuperaciones de la vida y la obra de Antonio Peñafiel es la de la nomenclatura, a la que se suma ahora la de la indumentaria, porque de alguna manera ilustra muchos de los códices o de los calendarios de su tiempo, explica el especialista.

“Peñafiel se da a la tarea de recopilar toda la indumentaria tolteca, maya, mexica… en fin, y nace este extraordinario volumen, que aparte de traer una serie de dibujos realizados por él, se acompaña de toda una explicación, porque la indumentaria ha desentrañado cada una de las partes de ese tiempo.

“Se encuentra un Quetzalcóatl, por ejemplo, a veces armado, con un tipo de tocado, lleva corona en ciertas ocasiones: saber por qué, qué era cada una de estas cosas, entender en la vida cotidiana cuál es su lugar, porque finalmente la indumentaria que usamos obedece a nuestra vida cotidiana, a nuestra cultura.”

De acuerdo con Juan Manuel Menes Llaguno, la vestimenta que nos define en la actualidad puede servir para explicarnos en el futuro, ayudará a explicar muchas de las cosas realizamos de manera cotidiana, lo que sucede con Indumentaria antigua mexicana.

“Podemos dilucidar cuál fue el tipo de vida que llevaban nuestros pueblos prehispánicos, inclusive qué parte de esa indumentaria no se perdió, sino a lo mejor mutó, se combinó con otras cosas y es algo de lo que tenemos, sobre todo entre nuestros pueblos indígenas.”

Ahí radica uno de los principales méritos de Antonio Peñafiel, porque para hacerlo al menos conoció los 22 códices del México prehispánico y de los primeros años del Virreinal, sobre todo dibujó cada una las imágenes, con lo que no es sólo una obra escrita, sino fundamentalmente gráfica, resaltó Juan Manuel Menes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.