• Regístrate
Estás leyendo: Representamos la cultura de la música: Taraf de Haïdouks
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 21:59 Hoy

Representamos la cultura de la música: Taraf de Haïdouks

El grupo de “músicos-artesanos”, como los define el director musical y productor Stéphane Karo, se presentará el 24 de octubre en la Alhóndiga de Granaditas de Guanajuato.


Publicidad
Publicidad

Uno de los platos fuertes del Festival Internacional Cervantino será el grupo rumano Taraf de Haïdouks, que, gracias a su éxito inusitado, contribuyó a la popularización de la música gitana en el mundo. El grupo de "músicos-artesanos", como los define el director musical y productor Stéphane Karo, se presentará el 24 de octubre en la Alhóndiga de Granaditas de Guanajuato.

En su gélido cuarto de hotel en Suecia, los músicos del grupo que ha llamado la atención de personalidades tan diversas como Kronos Quartet, Johnny Depp, Yehudi Menuhin y Pina Bausch, ayer estaban de fiesta. Citados para una videoconferencia de prensa, dejaron el trabajo de contestar las preguntas a Karo, si bien regalaron a los reporteros una vieja canción que hace referencia a México.

Karo explicó que la banda integrada por músicos de diversas generaciones y formado en 1991 en el poblado de Clejani, interpretará "canciones de origen tradicional que se han transformado con el tiempo. Es música del sur de Rumania que tiene mucho de cantos épicos, con historias que vienen de mucho tiempo atrás, con melodías muy simples. Es una música de fiesta que se toca muy rápido. La mayoría de quienes tocan esta música son de origen gitano".

Explicó que hay piezas que datan de más de 100 años, pero se van enriqueciendo, y que ellos mantienen viva esa tradición. "Por ejemplo, hay una canción de amor que es muy conocida en Clejani, pero con el paso del tiempo cada intérprete va agregando cosas propias y la pieza se va transformando. No pensamos cambiar nuestra línea, podríamos tocar rock, pero no es lo que nos interesa. Seguiremos tocando música tradicional".

El director musical indicó que el repertorio de Taraf de Haïdouks es de alrededor de 150 canciones que se tocan en las fiestas y, por tanto, hablan a todo el mundo. "Por ejemplo, en una boda se habla a la familia de la novia, a la familia del novio, a los invitados... Somos como músicos-artesanos, y no músicos clásicos, que repiten las danzas de Bartók".

Al preguntarle cuál es la situación de los gitanos en Europa actualmente, dijo en broma que, si iban a hablar de política, él comentaría sobre el subcomandante Marcos. Mencionó que "los gitanos viajan hacia otras partes de Europa para buscar trabajo porque es difícil sobrevivir en Rumania. Se van a Francia, Alemania, Italia, Holanda, donde son muy mal vistos".

Sin embargo, agregó, "nosotros estamos en una situación diferente: representamos la cultura de la música de Rumania. Por un lado está la cultura y por el otro la necesidad de sobrevivir. Los gitanos son considerados grandes músicos, pero también se les ve como ladrones. Eso es algo muy duro".

Referirse a las nuevas generaciones en Rumania es hablar de "niños que escuchan lo que oyen sus padres, pero luego toman su propio camino. Ahora la música ha cambiado, hay nuevos estilos. La estética musical estadunidense ha transformado culturalmente la música de varios países, lo que también ocurre en Rumania, porque la gente piensa que es lo que te hace ganar dinero, tener muchas mujeres y poder".

Con su computadora en brazos, Stéphane Karo se paseó por el cuarto del hotel donde los músicos celebraban su fiesta con una alegría contagiosa que se extenderá de Guanajuato a Zapopan, donde se presentarán el 17 de octubre en el Festival Coordenada. Su gira por México concluirá el 25 en El Plaza Condesa de la Ciudad de México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.