Repartirán 5 mil kits de sexo seguro en moteles

El paquete que regalará la organización Marie Stopes México tiene dos condones, condonera, vale para una prueba de enfermedad de transmisión sexual y folletos.

México

La fundación Marie Stopes México arrancará en febrero la campaña Yo amo el sexo, en cuyo contexto repartirá del 12 al 15 de ese mes alrededor de 5 mil kits especiales para tener relaciones seguras y placenteras.

Cada paquete tiene dos condones, condonera, vale para hacerse una prueba gratis de alguna de las enfermedades de transmisión sexual —gonorrea, clamidia, VIH o sífilis—, y folletos sobre anticoncepción, infecciones y uno que explica cómo llegar al orgasmo y tener sexo placentero.

Tanima Rubalcaba, directora de mercadotecnia de dicha fundación, explicó a MILENIO que la campaña pretende llevar la salud sexual hasta los cuartos de los hoteles y moteles de Chiapas y el Distrito Federal, para que las parejas sepan la importancia de protegerse.

Además de ofrecer una prueba gratuita para enfermedades de transmisión sexual, darán 10 por ciento de descuento a quien quiera realizarse los cuatro exámenes, que normalmente tienen un costo de 550 pesos.

La organización sin fines de lucro, con base en Marie Stopes International (Londres), organizó esta campaña en el mes del amor y la amistad bajo la evidencia de que uno de cada cuatro embarazos son de adolescentes que carecieron de acceso a métodos de planificación familiar, quienes a veces están en situaciones de riesgo como mortalidad materna, abortos clandestinos, empobrecimiento o violencia.

Preservativo, siempre

“Los infectólogos señalan que por cada pareja sexual existen 10 contactos sexuales más; eso quiere decir que hay que utilizar condón siempre, incluso con tu pareja”, comentó en entrevista Alfonso Gerardo Carrera, ginecólogo de la fundación.

Estadísticas de la Secretaría de Salud reportan que en México tres de cada 10 jóvenes (de 12 a 19 años) ya tienen vida sexual activa; mientras que uno de cada cuatro hombres y una de cada tres mujeres no utilizan anticonceptivos en su primera relación sexual y casi la mitad de las mujeres sigue sin usarlos en encuentros subsecuentes.

“Llevar y promover la salud sexual —agregó Carrera—, es una obligación y un derecho fundamental al que no tienen acceso de manera plena las mujeres, sobre todo las jóvenes, cuya vida sexual inicia en promedio a los 12 años, con casos de embarazos desde los 10.”

Por ello, recordó, además de las campañas participan activamente en la interrupción legal del embarazo: de los más de 120 mil abortos seguros, desde 2007, cuando se dio la despenalización en el Distrito Federal, más de 85 mil se han practicado en alguna de sus  clínicas.

En el paquete que se repartirá en los hoteles también difundirán los teléfonos del call center de la fundación (01800 300 9000 y 5543 0000) para que en caso de requerirlo accedan a la píldora del día siguiente, con la que pueden evitar un embarazo no deseado en un periodo no mayor a cinco días y cuya cuota de recuperación es de 90 pesos en el DF y 70 en Chiapas.

Solo en 2014 entregaron 80 mil anticonceptivos, sobre todo a adolescentes, integrados con condones y alrededor de 25 mil píldoras del día siguiente, contra la cual, aseguraron, se ha encabezado una campaña de desprestigio sobre supuestos daños a la salud, como hemorragias, abortos o infertilidad.

Mitos de la píldora

Carrera explicó que “está reportado en el British Medical Journal, un artículo de 2010 de seguimiento de mujeres: las que toman anticoncepción hormonal combinada viven más años que las que no. Tiene beneficios y solo se resaltan maleficios.

 “Los beneficios principales (de la píldora) son que evita embarazos no deseados, la muerte materna por una gestación complicada a corta edad, así como el cáncer de ovario o de endometrio; previene la osteoporosis y a las mujeres que tienen menstruaciones irregulares las hace regulares.

“También hay beneficios en la piel, se les hace suave y el cabello sedoso. Elimina el acné. No es verdad que las vuelva locas, gordas e infértiles”, acotó el experto.

Negó que el consumo de la píldora de emergencia en más de una ocasión por año, como sucede con las adolescentes, provoque hemorragias o secuelas severas a la salud.

“La levonorgestrel (dos píldoras, cada una con 0.75 miligramos), se la pueden tomar varias veces, claro, dentro del periodo de 120 horas para que sea efectiva. Las reacciones secundarias en algunas mujeres, no todas, son nauseas, vómitos, dolor de cabeza tolerable y cierto malestar en articulaciones”, detalló.

“Lo que se debe dejar en claro es que cuando se toma de manera continúa la eficacia no es tan buena, es 10 veces menor respecto a usar otros métodos anticonceptivos”, precisó.

También advirtió que un aspecto importante es que la píldora no protege de infecciones de transmisión sexual, situación de la que se deben informar los adolescentes, ya que han dejado de lado el condón por este método.

La píldora, concluyó Carrera, se debe promover debido a la violencia sexual —más de 120 mil ataques al año, pocas denuncian y acceden a la pastilla o a la interrupción legal del embarazo.