• Regístrate
Estás leyendo: Renuncia de obispo “no me hace justicia”: víctima de abuso
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 03:56 Hoy

Renuncia de obispo “no me hace justicia”: víctima de abuso

El Papa acepta la dimisión del prelado de Autlán, acusado de encubrir curas pederastas; el afectado pide que castiguen al que lo violó, pero
no lo denuncia.

Publicidad
Publicidad

El papa Francisco aceptó ayer la renuncia del obispo Gonzalo Galván Castillo, de Autlán, acusado de encubrir a sacerdotes pederastas. Una de las víctimas de abuso sexual, Eric, aseguró que con esa decisión “no se me hace justicia” porque se desconoce el paradero del sacerdote que abusó sexualmente de él; sin embargo, la víctima no quiso presentar una denuncia ante las autoridades civiles.

En la diócesis de Autlán, de la que se criticó en los últimos años que el obispo había perdido el control, el Papa designó como administrador apostólico al arzobispo emérito José Guadalupe Martín Rábago, quien tendrá que meter en orden al clero y corregir las irregularidades administrativas.

El pontífice aceptó la renuncia del obispo poco después de anunciar la creación de un tribunal, que depende de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con facultades para sancionar a los jerarcas católicos que por negligencia o arbitrariedad no persigan con determinación los abusos a menores.

La renuncia de Galván Castillo, quien actualmente tiene 64 años y debió presentarla hasta los 75, fue aceptada por Bergoglio con base en el canon 401-2, que señala: “Se ruega encarecidamente al obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad”.

El caso de Eric

Eric, quien fue violado por el sacerdote Horacio López cuando tenía 11 años y lo acusó ante el obispo, comentó en entrevista con MILENIO que en Autlán “se menciona que la renuncia de Galván Castillo es para evitar un mayor escándalo después del anuncio del tribunal”.

Además, con esa decisión, manifestó, “no se me hace justicia como víctima, porque el violador sigue afuera, no ha recibido el castigo adecuado... espero que el nuevo obispo haga las cosas bien para que no existan cosas así”.

Sobre el cura que lo agredió dijo que “al parecer está muy bien escondido, no supimos nada de él, no sabemos si le retiraron los hábitos”.

Eric comentó que “hay más casos en la diócesis, pero las víctimas no quieren que se den a conocer públicamente. Sé de muchos, así como de la homosexualidad que hay entre los sacerdotes, en Autlán todo se sabe, porque es un pueblo grande”.

El joven Eric, quien actualmente tiene 25 años, aseguró que nunca presentó la denuncia ante las autoridades civiles, porque “pensé que en la Iglesia se iba a ser justicia. Y no quería verme involucrado en un proceso que solo es desgastante”.

Después de darse a conocer públicamente su caso, comentó que autoridades judiciales le informaron que podía denunciar penalmente porque “la violación había ocurrido en un templo, que es un recito federal, lo cual no sabía, pero no lo hice porque mantenía aún la fe en la Iglesia”.

Sobre el administrador nombrado por Francisco, Eric señaló: “Espero que por lo menos saque a todo el equipo de sacerdotes del obispo que estuvieron involucrados en el caso, como son Heliodoro Oreste e Ignacio Joya”.

El arzobispo emérito Martín Rábago, quien dirigió el territorio de León y fue presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, al cumplir los 75 años y recibir en México al papa Benedicto XVI en marzo de 2012, presentó su renuncia, la cual fue aceptada en diciembre del mismo año.

Ahora, en lo que se nombra a un nuevo obispo de Autlán, tendrá que instalarse en el territorio jalisciense y volver a trabajar al frente de una diócesis.

• • •

Retiran cargos en SLP

Guillermo Gil Torres, un cura acusado de pederastia en San Luis Potosí, no fue juzgado porque los denunciantes decidieron retirar los cargos del proceso penal; el sacerdote, que había sido detenido el 27 de junio de 2014 acusado de haber abusado sexualmente de un menor cuando era párroco de una iglesia en dicha entidad, fue liberado el martes 23 de junio.

Antonio Luna Aguilar, apoderado legal de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, informó que los denunciantes decidieron entregar una carta al juez para ya no presentar cargos, en la que manifestaban que “ellos no querían absolutamente nada y se retiraban del proceso”.

Luna Aguilar también afirmó que al sacerdote se le dictó la sentencia absolutoria por no encontrar pruebas que demostraran su culpabilidad en el caso.

El 30 de abril también fue liberado el sacerdote José de Jesús Cruz Rodríguez, a quien se le acusaba de haber abusado sexualmente de un adulto. En ese caso había denuncia ante el Ministerio Público, pero las autoridades lo declararon inocente por falta de pruebas y la arquidiócesis lo reinstaló en sus labores pastorales.

• • •

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.