Restauración de la Domus Aurea cuesta 31 millones de euros

También conocida como Casa de Oro, la suntuosa villa del emperador romano Nerón construida frente al Coliseo, fue cerrada al público desde el 2006 por razones de seguridad.
La Casa de Oro, construida por el emperador romano Nerón, fue cerrada en 2006 tras colapsos en las galerías.
La Casa de Oro, construida por el emperador romano Nerón, fue cerrada en 2006 tras colapsos en las galerías. (AFP)

Roma

La célebre Casa de Oro, la Domus Aurea, la suntuosa villa del emperador romano Nerón, frente al Coliseo, cerrada al público desde el 2006 por razones de seguridad, necesita 31 millones de euros de remodelación, según reconocieron este miércoles las autoridades italianas.

"Se trata de un monumento fantástico, un símbolo de la Roma antigua, que podría convertirse en uno de los lugares más atractivos del mundo", aseguró el ministro de la Cultura italiano, Dario Franceschini.

El proyecto de remodelación de los cerca de 16.000 metros cuadrados del grandioso palacio que el emperador romano mandó a construir tras el incendio de Roma en el año 64, ha sido elaborado por la Superintendencia de Bienes Arqueológicos de Roma y deberá durar unos 4 años.

"El Estado va a aportar su parte y espero que una importante empresa privada se asocie al proyecto", indicó Franceschini.

Italia lanzó así un llamado para que empresas privadas participen en la restauración de uno de los monumentos más sugestivos de la historia, por sus lujosos salones con incrustaciones de oro, piedras preciosas y marfil y compuertas en el techo por donde se arrojaban pétalos de flores durante las fiestas ofrecidas por Nerón.

"Es una ocasión soñada para muchas firmas que aman la belleza", comentó el ministro.

El Estado italiano aprobó un recorte fiscal del 65 por ciento como "Bonus al Arte" a las empresas privadas que ayuden a la restauración de monumentos públicos.

Según la directora de la Domus Aurea, Teodora Filippi, el proyecto incluye la recuperación de los jardines de la Colina Oppio, bajo los cuales se encuentran buena parte de las estancias del gigantesco palacio, con cerca de 200 salas, que permaneció escondido hasta el siglo XV.

Las bóvedas halladas bajo tierra, llenas de hermosas decoraciones murales, inspiraron a los artistas del Renacimiento y recibieron el nombre de grutescos, por decorar grutas, aunque en realidad se trataba de las ruinas de la mansión de Nerón.

Tales frescos, cubiertos por tres metros de tierra, han sido afectados por la humedad y se ha deteriorado por la infiltración de agua, por lo que resulta urgente su restauración.

La Domus Aurea, que ocupaba unas 50 hectáreas, localizada en el corazón de Roma, entre las colinas del Palatino y el Esquilino, representa el sueño "urbanístico" de Nerón, emperador que la historia ha asociado con la tiranía y la extravagancia, pero que también brilló por su cultura y por fomentar las artes a través de la construcción de teatros y la promoción de pruebas atléticas.