El reloj astronómico medieval de Praga será restaurado

El mecanismo es una representación artística del tiempo, el cielo, el zodiaco, el Sol, la Luna y algunos vicios humanos

Ciudad de México

Las autoridades checas iniciaron los preparativos para restaurar y devolver a su estado original el reloj astronómico en el antiguo Ayuntamiento de la Plaza Vieja de Praga, uno de los monumentos más visitados en esta ciudad.

El famoso reloj medieval, construido en 1410, es un símbolo de Praga y la República Checa que a lo largo de su historia ha vivido numerosas ampliaciones y restauraciones, pero también muy graves daños.

TE RECOMENDAMOS: Pedirán a INAH restauración de la Catedral de Guadalupe

Al final de la Segunda Guerra Mundial, tanques nazis dispararon contra el edificio, cuyos lados este y norte se incendiaron, lo que exigió una nueva restauración del reloj hacia 1948.

En una reciente visita, el relojero oficial de Praga, Petr Skala, explicó ante la prensa que “hay muchas cosas que hay que cambiar, como por ejemplo el sistema de tracción, al que se le añadió un motor eléctrico, que ahora será sustituido por un mecanismo gótico de contrapesos para recuperar su estructura original”.


“En la fachada también habrá cambios”, explicó Skala, y se refirió, por ejemplo, al cambio en el significado de las estatuas barrocas, que en el reloj original contenían alegorías de vicios y virtudes de los humanos.

La parte más antigua del Reloj es el mecanismo del cuadrante astronómico, que data de 1410. Fue construido por el relojero Nicolás de Kadan y por Jan Sindel, profesor de matemáticas y astronomía de la Universidad de Carolina, en Praga. Alrededor de 1490 fueron añadidos el calendario y las esculturas góticas que decoran la fachada.

Tiene un fondo que representa a la Tierra y la visión local del cielo, números dorados que representan las  horas del día y un anillo zodiacal con signos indicando la localización del sol en la eclíptica.

TE RECOMENDAMOS: SCT se compromete a restaurar San Francisco

Están también representado el Sol, la Luna y cuatro figuras que son la Vanidad (un hombre que sostiene un espejo), la Avaricia (un comerciante judío con su bolsa), la Muerte (un esqueleto con un reloj de arena) y la Lujuria (un príncipe turco con su mandolina). Cada hora, entre las 9 de la mañana y las 9 de la noche, las figuras se ponen en movimiento

El objetivo final de la restauración será “devolver el reloj a su forma original”, aseguró el restaurador checo que junto con las autoridades prevé terminar el trabajo antes de los festejos del centenario de la fundación de la entonces Checoslovaquia (hoy República Checa), en octubre de 2018.


*Con información de EFE

AG