El regreso del burlesque

Se definen como el primer show burlesque de México. Sus presentaciones, en un lugar tan improbable para este tipo de espectáculos como Antara, son un secreto muy bien guardado y en boca de pocos
Ivy González, Claudia Muñoz y María Meneses
Ivy González, Claudia Muñoz y María Meneses (José Valinas )

México

El inmueble es un bar de iluminación romántica y lo suficientemente pequeño como para tener una experiencia interactiva, casi directa con los cantantes y las bailarinas. Es el Fat Crow de Antara, en donde cada jueves se presenta un show que ya creíamos olvidado en nuestras fronteras, un tipo de espectáculo que han venido a renovar estas artistas, provenientes de distintos países y experiencias.

La idea de revivir el viejo concepto del burlesque clásico (pronúnciese "burlesc") surgió en Las Vegas y Los Ángeles hace poco, y ahora se puede acudir en pareja o con amigos a tomar unos tragos, escuchar a un excelente grupo en vivo y ver este espectáculo de baile, que raya con la acrobacia, con las bailarinas pasando a centímetros de distancia de los comensales, e incluso interactuando con ellos.

Atrás quedaron las esperpénticas experiencias del burlesque en Garibaldi: éste es un espectáculo fino, moderno, muy bien montado, con una banda, Tren a Marte, que dará mucho de qué hablar con su muy personal estilo de fusión de rock-pop con charlestón, y con bailarinas procedentes de ballet clásico.

Iniciaron esta aventura María Meneses, Ivy González y Claudia Muñoz, quienes ya tienen tres años presentándose y en ese lapso han cambiado varias veces de piezas y de vestuarios.

"Arrancamos con un show basado en los años cincuenta, en Estados Unidos —comenta María Meneses, quien es además la coreógrafa del grupo—. Al principio, el concepto de maquillaje y peinado era más de burlesque -jazz, y hacíamos dos espectáculos. El primero era una sesión con tres músicos de jazz, donde cada una de nosotras tenía un set de improvisación con ellos; llevábamos vestidos y hacíamos un strip donde nos íbamos quitando los guantes. Usábamos los elementos que tenemos ahora: barras y cadenas. En el segundo cambio nos quitábamos el vestido de los años cincuenta y nos quedábamos con el canutillo, las lentejuelas, y era puro bailar e improvisar con los músicos. En la segunda parte entraba Tren a Marte y fusionábamos con ellos, pero ahora como rock- burlesque".

¿QUE ES BURLESQUE?

El burlesque es un subgénero del teatro de revista que se presentaba sobre todo en Inglaterra, Francia y Estados Unidos en el siglo XIX. Proviene de la literatura satírica, o de burla, alguna vez muy en boga en los círculos de contertulias parisinas. Evolucionó como un espectáculo en el que se fusionó la música con el baile y el striptease. Tuvo su etapa dorada a finales del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, llegando a dejar una honda huella en el Hollywood de esos años, por lo que toda reminiscencia es siempre bienvenida, ya sea en espectáculos en vivo o en el mismo cine, siguiendo la insistente fascinación por lo retro.

"Lo que nosotros hacemos es más bien una fusión. Antes se hacía más actuado, ahora es una fusión de actuación, danza, música, strip: ahora se está usando más el burlesque así", interviene Claudia Muñoz, otra de las bailarinas fundadoras del espectáculo Black Tie Femmes y que a la fecha continúa después de su tercera temporada en Antara.

Una de las figuras que ha revivido este género es Dita Von Teese, quien fuera esposa de Marilyn Manson y que revive el glamour de los años cuarenta y cincuenta, recuperando el encanto de estrellas como Hedy Lamarr o Betty Grable. Para Dita, el burlesque tiene que ver más con la moda que con ninguna otra cosa. Se ha convertido en fashionista internacional y presenta su espectáculo (en que termina desnuda y sumergida en una gigantesca copa de Martini) en pasarelas y fiestas de marcas como Chopard y Richmond, además de ser la imagen de otras como M.A.C., Agent Provocateur, Coco de Mer, Vivienne Westwood, PETA y Wonderbra. Al recuperar el burlesque reinventó a la vez el género, y hoy se ofrecen festivales de Nueva Orleans a Montreal y de Berlín a Paris.

"La diferencia entre el burlesque y el cabaret es que éste se basa más en la coreografía y el primero en la improvisación —añade Meneses—. En el cabaret son actos en los que las bailarinas también cantan, es toda una puesta en escena, y en el burlesque se interactúa con el público y hay elementos de strip: se juega más con el erotismo".

En Black Tie Femmes este último elemento está muy cuidado: sí es un espectáculo que despliega sensualidad pero no se llega al striptease. "El show se fue armando sobre la marcha —dice Ivy González—: en principio era puro baile, con playback, después se integró el grupo Tren A Marte, y la verdad fue la fusión perfecta de música en vivo de gran calidad y coreografía más acrobacia".

Este último elemento sí está definitivamente presente, y se añade a la espectacularidad del show, pues las chicas despliegan una habilidad que raya en la gimnasia acrobática.

FUSIÓN DE DANZA Y MÚSICA

Claudia llegó de Chile hace seis años, buscando nuevos maestros y aprendizajes para su carrera de danza, que estudió en la Universidad de Chile. "Aquí en México es mucho más fácil que lleguen maestros de Estados Unidos, y por eso vine acá a perfeccionar mi técnica, o los mismos maestros de México son muy buenos".

Ivy González procede de Costa Rica y también es bailarina de ballet clásico. Estudió con maestros cubanos en San José, en horario más que completo, desde los 10 años. Por su parte, María Meneses llegó de Argentina hace 16 años y decidió quedarse. Desde aquí ha participado en giras como bailarina en Los Ángeles y Nueva York. Ha hecho también teatro musical en obras como Hoy no me puedo levantar y Cabaret.

En cuanto a Black Tie, recuerda que han hecho de todo: "Hemos estado en las mesas, arriba de la barra, entre la gente, con sillas... La silla es un acto clásico, pero aquí Ivy la usa, por ejemplo, arriba de la barra". Saben que deben de cambiar sus actos continuamente para que permanezcan frescos, sobre todo porque hay mucha gente que acude varias veces. Saben, también, que contrario a lo que sucede en otras capitales como Berlín, Madrid o París, o en ciudades como Chicago o Las Vegas, este tipo de espectáculos son casi desconocidos en México, que es a lo que atribuye que después de tres años sigan teniendo el lugar prácticamente lleno cada jueves.

En cuanto al grupo musical, no podía esperarse mejor acompañamiento para la danza. Tren a Marte es un grupo conformado por seis músicos jóvenes, todos de Tijuana, que se dicen "hermanos de distintas mamás". Interpretan covers de los años cuarenta a los noventa, desde Ray Charles hasta Michael Bolton y desde Nina Simone hasta Freddy Mercury.

Los covers son apenas una de las facetas del grupo, que tiene su propia propuesta musical: un género que inventaron llamado charles-pop, que es la fusión entre el charlestón de los años veinte y el rock-pop. Empezaron abriendo para músicos como Amaury Gutiérrez, La Gusana Ciega, Gianmarco, Kalimba y Fonseca, entre otros. Luego fueron llamados para participar en Black Tie Femmes y hace poco llenaron El Lunario siendo ellos estelares. Los seis componen e interpretan. D