• Regístrate
Estás leyendo: Recuperan el arte intenso y crítico de Isidoro Ocampo
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 22:58 Hoy

Recuperan el arte intenso y crítico de Isidoro Ocampo

La exposición, inaugurada ayer, ofrece más de 200 piezas elaboradas en distintas técnicas gráficas y pictóricas.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Observador de la ciudad y de sus personajes, Isidoro Ocampo plasmó en su obra oficios, lugares y acontecimientos de nuestro país a lo largo de más de cinco décadas. Esto es lo que podrá apreciarse en la exposición Isidoro Ocampo. Artista y testigo del México posrevolucionario. Colección Ernesto Arnoux, que se inauguró ayer en el Museo Nacional de la Estampa.

En un recorrido por la muestra para los medios de comunicación, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, señaló que Isidoro Ocampo fue un creador fundamental para la cultura que entregó su existencia al arte, a la enseñanza y a su compromiso con la sociedad.

“Protagonista del devenir artístico durante la primera mitad del siglo XX, Ocampo produjo una obra sólida en la disciplina de la estampa, el dibujo, la pintura y la ilustración, y a través de ellos observó la vida urbana y creó un arte intenso y crítico que conjuga la búsqueda estética y la conciencia social”.

Dijo que esta exposición-homenaje, sustentada en la colección de Ernesto Arnoux, es el mayor acercamiento que se ha hecho hasta ahora a la obra del artista. El público mexicano, agregó, podrá conocer la grandiosidad de este creador.

“Para el Instituto Nacional de Bellas Artes, presentar esta muestra es reiterar la responsabilidad que tiene de profundizar en el conocimiento de la historia de las artes visuales y el arte gráfico de nuestro país”, afirmó, antes de agradecer al coleccionista Ernesto Arnoux por haber facilitado el material exhibido.

Laura González Matute, curadora de la muestra, dividió las más de 200 piezas —elaboradas en distintas técnicas gráficas y pictóricas— en núcleos que permiten apreciar los temas recurrentes en Isidoro Ocampo a lo largo de su producción.

En la muestra, que abarca un periodo de 1929 a 1982, los visitantes podrán observar a los parias, personajes olvidados en todas las épocas, que el artista rescató en su obra; personajes de la calle, como pepenadores, desempleados, obreros, boxeadores, payasos; el faquir, el pregonero, el traga fuegos, y escenas de los años treinta que continúan vigentes en nuestros días.

La ironía es una de las características en el trabajo de Ocampo, explicó la curadora, y en él aparecen diversos personajes, como unos indigentes tapados con carteles de películas donde se lee: “El poder del dinero”, y a otro acostado en la calle, al pie de un letrero que reza: “Su sueño será tranquilo en una cama marca Olimpo”.

La desolación, la angustia y la soledad están presentes en varias de las piezas de Ocampo, con rostros casi fantasmales. Entre los oficios que no son tan fáciles de hallar en la obra de otros artistas, pueden encontrarse a un organillero, un cargador de papas, un fogonero, una tortillera, un camotero, un afilador, un bolero y una vendedora de pan.

Otro aspecto importante, a decir de la curadora, es que Ocampo se preocupó por plasmar a personas leyendo. Algunas de sus obras, asimismo, hacen referencia al trabajo de Orozco y de Goitia. Tal es el caso de “Mujer” , donde se ve un rostro que, con manos nudosas y arrugadas, se tapa la cara. En su obra de la segunda mitad del siglo XX aparecen otros motivos, como rascacielos, autos y la metrópolis de concreto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.