• Regístrate
Estás leyendo: Recuerdos de la inquisición
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 05:34 Hoy

Recuerdos de la inquisición

EL SANTO OFICIO

Publicidad
Publicidad

La muerte de José Emilio Pacheco arroja al cartujo a las llamas de la nostalgia. En un rincón de su oscura celda, bajo la anémica flama de una vela, revisa papeles, periódicos y revistas de otros tiempos. Encuentra uno de los guiones de Pacheco para el noticiario Cine Verdad (eran leídos en off por Fernando Marcos y producidos por Manuel Barbachano Ponce). En él, el autor de Morirás lejos escribe de las bacterias: "Enemigas y aliadas del hombre, porque sin ellas el planeta sería un inmenso pudridero".

En la revista EROS, dirigida por James R. Forston, el monje localiza otros textos de José Emilio: el cuento "Dicen" y el ensayo "Pierre Louÿs y la revolución sexual de fin de siglo". Los lee con sobresalto, esas páginas fueron maldecidas en noviembre de 1975 por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas, de la Secretaría de Gobernación. Con alto sentido de la moral, Javier Cu Delgado, presidente de ese organismo, negó a EROS la Licitud de Título y Contenido, como pocos años antes se lo había negado a Piedra Rodante, la revista juvenil "más talentosa y acelerada aparecida en Nacotitlán" en el siglo XX, de acuerdo con la opinión de Raúl Prieto, el inolvidable y jacarandoso Nikito Nipongo.

La censura estaba en su apogeo, a pesar de los discursos del presidente Luis Echeverría a favor de la libertad de expresión —unos meses después vendría el golpe a Excélsior para cerrar con broche de oro un sexenio de espectacular demagogia—. Pocos medios protestaron por el cierre de Piedra Rodante y el acoso a EROS, la primera contracultural y roquera y la segunda una revista para adultos, con hombres y mujeres desnudos. Ambas, con una envidiable nómina de colaboradores.

En Piedra Rodante, dirigida por Manuel Aceves, escribían, entre otros, José Agustín, Federico Campbell, Elsa Cross, Parménides García Saldaña, Óscar Sarquiz y Juan Tovar. En EROS colaboraban Pacheco, Carlos Monsiváis, Nancy Cárdenas, Ricardo Garibay, Luis Guillermo Piazza, Raúl Prieto, Olga Harmony, Dzib, Naranjo, Aníbal Angulo y muchos más reconocidos escritores, periodistas, moneros y fotógrafos.

En su dictamen contra EROS, la comisión presidida por Cu Delgado, político campechano (es decir, de Campeche), por poco y la acusa de traición a la patria. La responsabilizaba de: "Provocar una crisis de valores morales, que solo sirve para facilitar el paso a la anarquía social", "Estimular la excitación de la sensualidad", "Incitar a los placeres carnales", "Ofender a la moral pública", "Lesionar al pudor" y "Ofender a la corrección del idioma" (desde el cielo de los creadores Pacheco y sus amigos deben estar muriéndose de risa).

Piedra Rodante cerró en cuanto le fue negada la Licitud de Título y Contenido; EROS resistió unos meses antes de ser vencida por un sistema implacable.

El amanuense rememora esta historia y piensa en quienes en tiempos de internet y redes sociales se quejan de cercos informativos.

Queridos cinco lectores, con un abrazo para Federico Campbell, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.