Recorte aumentará fallas del sistema de salud, señalan

Bertha Aguilar, presidenta de la Fundación Cimab, destacó que apelarán el ajuste para que no se reduzcan recursos y se produzca un efecto dominó.
También es presidenta de la Coalición Mexiana por la Salud Mamaria.
También es presidenta de la Coalición Mexiana por la Salud Mamaria. (Juan Carlos Bautista)

México

El cáncer de mama provoca la muerte de 15 mujeres a diario y lo grave es que sin haberse resuelto el rezago en infraestructura y recursos humanos —mastógrafos y especialistas suficientes para otorgar un diagnóstico y un tratamiento adecuado— ahora se presenta un recorte presupuestal que impactará en la calidad de atención de las pacientes, aseguró Bertha Aguilar, presidenta de la Fundación Cimab.

Aguilar participará en el Foro Cáncer: lo bueno, lo nuevo y lo revolucionario, que organiza Grupo MILENIO, y que se llevará a cabo el 29 de septiembre, donde presentará un diagnóstico sobre el "viacrucis" que enfrentan algunas mujeres que habitan en zonas marginales para llegar, hasta ocho meses después, al Instituto Nacional de Cancerología (Incan) en una fase avanzada del mal.

"Tenemos un sistema de salud fragmentado. En la Ciudad de México se concentran los principales centros oncológicos, la tecnología y los tratamientos, así como los especialistas capacitados para leer las mastografías y realizar los estudios pertinentes", explicó Aguilar, sobreviviente de cáncer de mama desde hace 18 años.

El viacrucis

Las mujeres que viven en zonas aisladas y marginales enfrentan muchos problemas, carecen en "su región de un centro oncológico o, en caso de tenerlo, es muy común que no le hagan los estudios debido a que el mastógrafo está descompuesto o no hay quién lea los resultados.

"Son mujeres pobres y aunque ellas se palpen (detecten con la autoexploración la presencia de una bolita anormal) ingresan al Seguro Popular cuando ya han pasado de seis a ocho meses", destacó.

Por lo regular, dijo, Cimab trabaja con grupos vulnerables y lo que se ha detectado es que para que las pacientes puedan acudir al Incan deben hacer muchos sacrificios, como levantarse a las 4 o 4:30 de la mañana para trasladarse de sus comunidades a la Ciudad de México.

"Muchas no perciben el sueldo que iban a recibir ese día de trabajo, doméstico o en el campo. Tampoco quienes las
acompañan. Además, es muy común que estas mujeres no tengan ni para comer; realmente lo que viven es un viacrucis", lamentó.

Por ello, abundó, la sociedad civil está "preocupada" por el recorte a salud en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 (que oscila en 10 mil 400 millones de pesos).

"Si ahora no se están cubriendo las necesidades de las pacientes por tener un sistema de salud totalmente fragmentado y en el que hacen falta medicamentos de calidad, un recorte presupuestal y no pelearlo (por parte de las autoridades sanitarias) coloca a estas mujeres en una situación de gran vulnerabilidad", precisó la presidenta de la Fundación Cimab.

"Claro que el recorte presupuestal va a tener un impacto directo en la calidad y en la vida de los pacientes; se incrementarán los tiempos de espera, no se repararán la cantidad de mastógrafos dañados, tampoco se contará con medicamentos de calidad.

"Se va a producir un efecto dominó que no se está dimensionando. Si hoy no tenemos la capacidad para atender a las pacientes con el recorte las probabilidades se reducen. No entiendo por qué (las autoridades) no alzan la voz en nombre de los pacientes".

Nueva lucha

Por lo pronto, la Coalición Mexicana por la Salud Mamaria (Comesama), creada en 2010 por la Fundación Cimab y que reúne a más de una veintena de organizaciones de la sociedad civil —de la cual Aguilar también funge como su presidenta— emprenderá una lucha por el presupuesto.

"Impedimos que las mastografías se movieran de los 40 a los 50 años de edad, como pretendía la Secretaría de Salud (en la época de José Ángel Córdova Villalobos) y ahora, sumando esfuerzos, apelaremos a la comprensión de las autoridades para evitar ese recorte al presupuesto a la salud porque se trata de un derecho de todos los ciudadanos".

Aguilar consideró que los legisladores deberán analizar hacia donde se está yendo ese recurso y a quién se está beneficiando para reconsiderar el recorte a salud.

Los argumentos sobran. Uno de ellos obedece a que en México el cáncer de mama es de las primeras causas de muerte, está afectando a jóvenes en comparación a la media registrada en otros países.

Se requiere capacitación de médicos y enfermeras de primer nivel para detectar padecimientos crónicos y degenerativos, como es el cáncer, la tercera causa de muerte con más de 80 mil decesos anuales.

"Cuando el cáncer de mama es detectado en etapas avanzadas, como sucede en 70 por ciento de todos los casos, se origina un gasto innecesario económico en nuestro sistema de salud mexicano, y a ello debemos sumar que si no tenemos un registro histopatológico, esencial para desarrollar el Plan Nacional de control de Cáncer, será muy complicado encontrar una solución a este grave problema de salud", concluyó Aguilar.