HRW aplaude cambio de sistema para recetar analgésicos más fuertes

“Es una muy buena noticia para los pacientes y sus familias”, afirma un directivo de la ONG.
Mercedes Juan, secretaria de Salud, y Mikel Arriola, titular de la Cofepris.
Mercedes Juan, secretaria de Salud, y Mikel Arriola, titular de la Cofepris. (Especial)

México

La introducción en México de un nuevo sistema para la prescripción y dispensación de analgésicos fuertes que necesitan receta médica especial, mejorará significativamente la atención de salud para las personas con enfermedades avanzadas, señaló Human Rights Watch.

“Esta es una muy buena noticia para los pacientes y sus familias”, dijo Diederik Lohman, director asociado de la división de salud y serechos humanos de Human Rights Watch.

Estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Mundial para el Cuidado Paliativo y Hospicios sugieren que más de la mitad de las 600 mil  personas que mueren cada año en México requieren cuidados paliativos, incluido el tratamiento para el dolor agudo.

El nuevo sistema permite a los médicos descargar desde un sitio web seguro, recetas especiales con códigos de barras necesarios para prescribir analgésicos opioides. También introduce un un sistema de registro electrónico para las farmacias.

Los analgésicos opioides y la morfina son esenciales para el tratamiento del dolor moderado y severo en enfermedades como el cáncer  y otras. Debido al uso indebido, el derecho internacional exige a los países regular la prescripción y distribución de estos medicamentos.

Ayer, la secretaria de Salud, Mercedes Juan y el titular de la Cofepris, Mikel Arriola, anunciaron que los pacientes terminales y con alguna enfermedad crónica contarán con 130 mil unidades terapéuticas, en sus diferentes presentaciones.

Arriola destacó que los pacientes, independientemente del lugar donde se encuentren,  tendrán acceso a la morfina en un lapso de tres días, a diferencia de los 30 días que anteriormente debían esperar. Para agilizar el procedimiento se eliminarán mil 730 horas de trámites para fabricantes y distribuidores y, de manera paralela, el gobierno federal ampliará en 300 por ciento los recetarios.

“El médico no tendrá que ir por sus recetas a la Cofepris, ahora se registrará vía electrónica y los datos serán verificados por la autoridad sanitaria, quien enviará al médico su aprobación para poder emitir las prescripciones”, dijo  Alejandro Mohar, representante de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU.

Mercedes Juan indicó que se están atendiendo las recomendaciones de la OMS  y las demandas de organizaciones de la sociedad civil, como Tomátelo a Pecho y Human Right Watch, que ubican a México entre las naciones con rezago en el consumo de este tipo de terapia, 0.5 miligramos per cápita, cuando el promedio en América Latina es de seis miligramos.