Médicos en Texas realizan el primer trasplante de cráneo

El paciente, atendido por especialistas del Hospital Metodista de Houston y del MD Anderson Cancer Center, recibió también un riñón y páncreas.
Jim Boysen, desarrollador de software, de 55 años, padece diabetes.
Jim Boysen, desarrollador de software, de 55 años, padece diabetes. (Mayra Beltran-/AP)

Houston

Médicos en Texas realizaron el primer trasplante parcial de cráneo y cuero cabelludo para ayudar a un hombre que tenía una gran herida provocada por el tratamiento contra el cáncer.

La operación se realizó el 22 de mayo en el Hospital Metodista de Houston, informaron los médicos de este centro y del MD Anderson Cancer Center.

Se espera que Jim Boysen, desarrollador de software, de 55 años, deje el hospital el jueves 11 de junio, con nuevo riñón y páncreas, además del cráneo.

“Estoy algo asombrado con lo bien que les quedó. Tendré mucho más cabello que cuando tenía 21 años”, bromeó Boysen.

Aunque ya se han realizado implantes hechos con materiales sintéticos, los expertos comentaron que el procedimiento en Texas fue el primer trasplante de un donante humano.

Boysen se sometió a trasplante de riñón y páncreas en 1992 para combatir la diabetes que tenía desde los cinco años y había estado bajo tratamiento médico para evitar el rechazo de órganos.

Un cáncer extraño

Los medicamentos de supresión inmune elevaron el riesgo de cáncer, por lo que el paciente desarrolló un tipo muy extraño llamado leiomyosarcoma.

Ese tumor afecta varios tipos de músculos lisos, pero en este caso se concentró en los que se ubican debajo del cuero cabelludo, es decir, los que hacen que el cabello se ponga de punta cuando sufrimos un susto.

La terapia de radiación para tratar el tumor destruyó parte de su cráneo y cuero cabelludo, los fármacos inmunosupresores impidieron a su cuerpo reparar el daño de forma natural y los órganos que le trasplantaron hace 23 años comenzaron a fallar.

El paciente comentó que la combinación de todos esos factores fue “una tormenta perfecta para que la herida no sanara”.

Los médicos no podían hacer un nuevo trasplante de riñón y páncreas mientras Boysen tuviera una herida sin sanar. Fue entonces que el doctor Jesse Selber, cirujano plástico reconstructivo en MD Anderson, tuvo la idea de darle un nuevo cráneo parcial y cuero cabelludo al mismo tiempo que los nuevos órganos para solucionar todos sus problemas al mismo tiempo.

La intervención

Osama Gaber, experto en trasplantes del Hospital Metodista de Houston, se sumó al proyecto propuesto por el doctor Selber. La organización LifeGift, que se dedica a conseguir órganos, tardó 18 meses encontrar al donador adecuado, al cual mantuvieron en el anonimato, de quien provienen el riñón, el páncreas y el cráneo que le pusieron a Boysen.

Un equipo de 50 profesionales, encabezado por Selber y Gaber, condujo la cirugía que se realizó en 15 horas.

“Fue muy compleja porque teníamos que trasplantar tejidos utilizando la microcirugía”, dijo Michael Klebuc, quien dirigió al equipo de cirugía plástica del hospital.

“Imagínese que se conectan vasos sanguíneos de 15 milímetros con un microscopio con diminutos puntos de sutura alrededor de la mitad del diámetro de un cabello humano, utilizando herramientas que uno podría usar para hacer un reloj suizo”, explicó Klebuc.

El paciente concluyó: “Estoy eternamente agradecido de que tengo otra oportunidad de hacer las cosas que me gustan y estar con la gente que quiero”.

• • •

Análisis para todos los virus

Especialistas de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, Estados Unidos, desarrollaron una técnica para detectar todos los virus que han infectado a una persona a lo largo de su vida, solo con el análisis de una gota de sangre que cuesta aproximadamente 25 dólares.

La técnica es posible porque cada virus que penetra en el cuerpo deja una huella imborrable que modifica para siempre el sistema inmunitario.

La investigación, publicada ayer en la revista Science, se denomina VirScan y permite analizar de forma exhaustiva los anticuerpos virales en la sangre para descubrir a qué virus ha estado expuesto alguien a lo largo de su vida.

Christian Brander, científico del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, que colaboró en el estudio, explicó que los resultados arrojan luz sobre el sistema inmunitario y pueden emplearse para mejorar el diseño de vacunas.

“Conocer la huella que dejan las infecciones nos permitirá saber cómo este pasado inmunitario determina la respuesta ante nuevos ataques virales”, señaló.

EFE/Barcelona

• • •