La poesía es una forma de sobrevivir: Raúl Zurita

“La única manera que tenía de no enloquecer era imaginarme poemas en el cielo”, dijo el escritor que fue encarcelado durante la dictadura chilena.
“Somos responsables por la historia general de la humanidad”, dijo Zurita en el Teatro Macedonio Alcalá.
“Somos responsables por la historia general de la humanidad”, dijo Zurita en el Teatro Macedonio Alcalá. (Cortesía Filo)

Oaxaca

Lo recuerda porque se propuso que esa experiencia sería central en su vida: lo encarceló la dictadura chilena, no mucho tiempo, pero sí lo suficiente para tener en su memoria el terror, el miedo… el pánico y, sin embargo, “nadie habla de la pobreza y la pobreza en una dictadura, cuando eres un opositor en la medida de tus posibilidades, es feroz”. Es la memoria del poeta chileno Raúl Zurita.

“Recuerdo unas rachas de miseria feroces, mi angustia no era escribir poesía, era lo que menos me importaba: conseguirme un trabajo como fuera era lo único que me importaba. Y como no lo conseguía y estaba en una situación desesperada, la única forma que tenía de no enloquecer era imaginarme esos poemas en el cielo, fue mi forma de sobrevivir.

“Gracias a la poesía probablemente pude pasar esos años, pero fueron años feroces. Estuve poco preso, pero lo único que decidí es que esa iba a ser la experiencia central de mi vida, que todo iba a girar en torno a eso. Sabiendo que conocí la esperanza y el amor. El amor es realmente lo único importante, es la única y la última gran defensa que tenemos contra el hecho de que nos vamos a morir”.

Raúl Zurita es uno de los protagonistas de la edición 36 de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (Filo), inaugurada precisamente con un homenaje a su vida y a su obra, y en donde su voz hizo retumbar al Teatro Macedonio Alcalá cuando leyó algunos de sus poemas, en los que el dolor de la dictadura chilena, de los muertos y los olvidados se hizo presente casi como un espejo de lo que hoy se vive en México.

“Debemos comoprender que no somos solamente responsables por lo que a nosotros directamente nos compete, sino que somos responsables por la historia general de la humanidad. Eso es una humanidad: ser parte de un todo, ser responsable del primer pan que se repartió mal, del primer tipo que fue asesinado. Si nos hacemos cargo de esas historias colectivas es posible que también, desde allí, surja una verdadera esperanza, una arrasadora esperanza que nos haga ser hermanos, compañeros”.

El gran problema, dijo Raúl Zurita, es que el neoliberalismo ha contribuido a la exacerbación máxima del individualismo. “Ojalá algún día nos demos cuenta de que las cuentas bancarias, las tarjetas de crédito, los automóviles, eran ilusiones, que se nos deshacen en los dedos. Ojalá nos demos cuenta que hay cosas mucho más importantes: la mínima dignidad para abrazar a otro ser humano mirándolo a los ojos sin avergonzarse”.

Durante la ceremonia de inauguración de la Filo, en la capital oaxaqueña, la figura del caricaturista Rogelio Naranjo, fallecido la noche del viernes, se hizo presente, en especial porque apenas en la edición pasada del encuentro editorial y literario fue el personaje homenajeado.

“Su trabajo”, dijo Guillermo Quijas, organizador de la Feria, “siempre ligado a la política, al periodismo y a las causas sociales, ha aparecido en todos lados de manera cotidiana. En su trabajo encontramos la radiografía de un país, en donde las paradojas son cosas de todos los días: una Nación que, lamentablemente, a veces soluciona sus problemas más severos ocultándolos bajo la cama. Hoy lo despedimos y lo vamos a hacer como él vivió: echando relajo todo el tiempo”.

Quizá por ello, el acto celebrado en el Teatro Macedonio Alcalá se acompañó de humor cuando las marionetas del popular programa 31 Minutos interrumpieron la ceremonia para ofrecer un lúdico retrato de Chile, aunque después el también director de la editorial Almadía destacó la importancia de tener a Chile como invitado, porque al final, “en Latinoamérica hay una dolorosa herida abierta” que ha tenido la forma de las dictaduras militares o del narcotráfico y el crimen organizado.

Luchar por mantener la memoria

Con la presencia de Vania Reséndiz, presidenta de Fondo Ventura; la directora de la Fundación Alfredo Harp Helú, María Isabel Grañén Porrúa; del rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez, Eduardo Bautista, además del presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, el embajador de Chile en México, Ricardo Núñez Muñoz, reconoció que en su país se lucha de forma permanente por mantener la memoria y “les puedo asegurar, que no es fácil”, dijo.

“Los recuerdos a veces se tejen de ideología. A veces se hunden en medio de la medianía y de la procacidad. No ha sido fácil recordar lo que fueron 17 años de la dictadura. Nosotros estamos haciendo un gran esfuerzo, a pesar de haber recuperado la democracia formal hace tiempo, aunque la democracia es mucho más que eso”, dijo el diplomático sudamericano.

Reflexiones que servirán como eje de la edición 36 de la Filo, a desarrollarse hasta el 20 de noviembre en la Alameda de León de la capital oaxaqueña, donde estarán presentes alrededor de 300 invitados, 100 de ellos pertenecientes a la delegación chilena, y un programa conformado por más de 300 actividades.