El interminable enigma del gran pene de Rasputín

En el centésimo aniversario de su muerte, recordamos la controversia sobre la veracidad del supuesto miembro de Rasputín exhibido en el Museo del Erotismo.
Rasputín habría sido emasculado el mismo día de su muerte.
Rasputín habría sido emasculado el mismo día de su muerte. (Especial)

Ciudad de México

Un día como hoy, el 30 de diciembre de 1916, fue asesinado Grigori Rasputín, un místico siberiano cuyo carisma y supuestas capacidades de sanación le ganaron un lugar en la corte del zar Nicolás II, pocos años antes del estallido de la Revolución Rusa. Las leyendas sobre la naturaleza de sus poderes van desde su naturaleza casi inmortal, pasando por su insaciable apetito sexual, hasta las supuestas e increíbles dimensiones de su miembro viril.

TE RECOMENDAMOS: 100 años después, la verdad sobre el asesinato de Rasputín.

Las leyendas en torno a las dimensiones y capacidades amatorias de Rasputín inician cuando éste aún vivía y gozaba de poder y prestigio en la corte zarista de Nicolás II. Siendo un hombre de gran carisma e influencia entre la élite de San Petersburgo, no era extraño que corrieran rumores sobre sus continuos affairs con encumbradas aristócratas que acudían a él en busca de algún tipo de curación; según los rumores, Rasputín atendía a las damas en privado y esto terminaba en sórdidas orgías donde el siberiano mostraba una resistencia sobrehumana.




Además de esto, muchos rumores corrían en torno a las supuestamente extraordinarias dimensiones de su miembro viril. Quizá por ello no es de extrañar que, tras su muerte, estos morbosos cotilleos en torno a su legendario pene continuaran: por un lado, existe la versión de que instantes después de su muerte sus asesinos lo emascularon —es decir, le extirparon el aparato reproductor completo— y que la doncella que se encargó de limpiar el sitio del asesinato se encontró con el miembro cercenado, lo conservó en un frasco y se lo dio a uno de sus parientes, que lo llevó subrepticiamente hasta Francia; en otra versión, una de sus múltiples amantes lo sustrajo y lo conservó “como recuerdo” tras la autopsia del curandero.

De cualquier manera, el supuesto pene de uno de los hombres más influyentes del imperio ruso salió a la luz en 1920, en París, donde un grupo de fanáticos le rendían culto a la reliquia en extraños “rituales de fertilidad”. La hija de RasputínMarie, les exigió que le regresaran el miembro cercenado, y nadie sabe si tuvo éxito en su reclamo, pero el enorme pene desapareció de la escena por varias décadas. Fue en 1994 que la leyenda resurgió, cuando el californiano Michael Agustino anunció a los medios que él poseía el famoso pene de Rasputín, pues lo había comprado en un lote de instrumental a unmédico que había trabajado con Marie Rasputin y, tras la muerte de ésta, había heredado la valiosa pieza. Tras hacer algunos análisis, resultó que la supuesta reliquia no era sino un pepino de mar desecado.




TE RECOMENDAMOS: Pornografía, drogas y piratería en Facebook Live.

El más reciente capítulo de la leyenda se escribió en 2004, cuando el proctólogo ruso Igor Knyazkin fundó el Museo del Erotismo en San Petersburgo, donde se exhiben más de 15 mil piezas, entre las cuales se encuentra —o al menos eso sostiene el galeno— el famoso miembro de Rasputín: un impresionante pene de 25 centímetros de largo y unos tres de espesor, suspendido en un frasco de formol. Nadie ha realizado pruebas a dicho apéndice, pero muchos expertos ponen en duda la autenticidad de la pieza, e incluso cuestionan si en verdad se trata de un pene humano. Así, todo parece indicar que todo el asunto no pasa de ser una mera leyenda…


FM