• Regístrate
Estás leyendo: Raoul Peck: “El racismo forma parte de una agenda más amplia”
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 12:01 Hoy

Raoul Peck: “El racismo forma parte de una agenda más amplia”

El documental 'No soy tu negro' evoca al escritor y activista estadunidense James Baldwin

Publicidad
Publicidad

La crónica del racismo y la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos pasa por la prosa de James Baldwin. Convencido de que es una figura clave para hacer frente a la era de Donald Trump, el cineasta de origen haitiano Raoul Peck recupera su pensamiento en el documental No soy tu negro, controvertido filme postulado al Oscar, que ya se proyecta en las salas nacionales.

James Baldwin es un escritor necesario para entender la historia del racismo en Estados Unidos; sin embargo, fuera de ese país es casi un desconocido.

Es verdad y me parece triste. No solo es uno de los mejores escritores estadunidenses del siglo XX; su voz es una de las más importantes de la literatura moderna. Su lectura es determinante y obligatoria. Las citas que lee Samuel L. Jackson para la película podrían haber sido escritas ayer. Traerlo a cuento en la era de Donald Trump es urgente y necesario.

Donald Trump, más que una causa, es una consecuencia.

Trump es la expresión de lo que la política se ha convertido en Occidente. Es la consecuencia de la deconstrucción de muchas instituciones progresistas; su peligrosidad se debe a la debilidad de estas instituciones. Hay una frase de James Baldwin que cito con frecuencia porque me invita a ser optimista: “El futuro del negro en Estados Unidos es tan brillante u oscuro como el futuro del país”. La frase es aplicable a cualquier grupo minoritario, latinos, mujeres.


Sin embargo, el racismo parece recrudecerse en Estados Unidos.

No me gusta hablar de racismo, prefiero hablar en términos de desigualdad o diferencias de clase. Si revisamos los sistemas de salud, educación, vivienda o derechos de las minorías, encontraremos las consecuencias de la inequidad. El racismo es una invención, una fabricación para hacer evidentes las diferencias de clase. Ahí es donde está el verdadero enemigo a vencer. El racismo forma parte de una agenda más amplia y sirve para que un grupo de personas ejerza el poder para lo que quiera.

En la película, a través de las figuras de Medgar Evers, Malcolm X y Martin Luther King, explica la historia del activismo racial. ¿Por qué no llegar hasta la actualidad?

Creo que el pensamiento de James Baldwin articula el discurso y la vigencia de los tres. Cada uno aportó algo y Baldwin nos enseñó a disipar sus diferencias para quedarnos con sus coincidencias. Hoy es menos peligroso promover el pacifismo predicado por Luther King, pero la realidad es que al hablar de la lucha de clases tenía un pensamiento tan radical como el de Malcolm X cuando señalaba que el capitalismo era un generador de pobreza, discriminación y represión. De los tres, el menos conocido en el extranjero es Medgar Evers porque, como escribió Baldwin, fue el primero en ser asesinado. Murió cuando la gente aún no estaba tan interesada en este tipo de temas, y su crimen detonó más muertes, peleas, desesperación y dolor.

La respuesta internacional que ha tenido su película nos habla de que es un tema sensible a nivel mundial.

Vivimos una época en que atrás de cada refugiado o migrante se ve a un virtual terrorista, y esto es una estupidez. La realidad es que el cierre de fronteras por algunos gobiernos obedece a que los políticos no saben cómo resolver los problemas que han creado y culpan a los demás de sus deficiencias. Europa y Estados Unidos llevan siglos dándole la espalda y abusando de decenas de países. Quizá sea tiempo de que asuman las consecuencias.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.