• Regístrate
Estás leyendo: Quirarte: Nunca imaginé llegar a El Colegio Nacional
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 16:25 Hoy

Quirarte: Nunca imaginé llegar a El Colegio Nacional

El escritor e investigador ofrecerá esta noche su lección inaugural, que será contestada por el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.

Publicidad
Publicidad

Cursaba el último año de preparatoria, hacia 1972, cuando Vicente Quirarte fue por vez primera a El Colegio Nacional. Iba a las lecciones de Octavio Paz, recuerda el escritor, e incluso llevaba su ejemplar de Libertad bajo palabra, consciente del privilegio de "escuchar a alguien con una autoridad intelectual tan alta, que además tenía como añadido su autoridad moral, después de su renuncia a la Embajada de la India".

"Recuerdo aquellos momentos como una etapa de iniciación, de conciencia de las palabras, pero sí debo decirlo con plena sinceridad: nunca pensé que aquel muchacho iba a ser éste hombre de ahora y que yo iba a entrar a ese Colegio. Eso nunca lo pensé", dice el escritor.

Y es que hoy, a las 19:00, Quirarte ofrecerá su lección inaugural de ingreso a El Colegio Nacional, titulada "Laurel invisible", la cual será contestada por Eduardo Matos Moctezuma, con lo cual se convertirá en el miembro 97 de la institución desde su fundación en 1943.

"Ingresar a El Colegio Nacional es el principio de todo, como lo dijo Pablo Rudomín, y lo creo porque significa empezar a trabajar con las cosas que siempre hago, pero de una manera distinta: uno debe tener una dimensión mayor. Tienes una responsabilidad con el país".

Con Fernando del Paso, Juan Villoro, Ramón Xirau y Gabriel Zaid, formará parte de los escritores que están en esa institución, una responsabilidad que Quirarte asume con una enseñanza de Miguel León-Portilla: "Te pagan por hacer lo que te gusta".

"Parecería algo muy romántico, pero es cierto: nos pagan por hacer lo que queremos, pero claro que esa es una libertad que cuesta ganar. Decía don Rubén Bonifaz, otro de mis maestros, que lo más libre en este mundo es escribir poemas, porque nadie te obliga a escribirlos, pero para ganar esa libertad se necesita hacer una serie de trabajos, y qué maravilla que ahora El Colegio Nacional apoye para seguir adelante con muchos proyectos".

SALIR AL MUNDO

Quirarte ya tiene claras sus primeras tareas en El Colegio Nacional: la primera, una lectura en atril de su obra de teatro Melvin en Mazatlán, bajo la dirección de Eduardo Ruiz Saviñón; después vendrán tres conferencias sobre la obra de José Emilio Pacheco, y en agosto habrá unas mesas coordinadas por él mismo sobre las distintas facetas en la creación de Rubén Bonifaz Nuño.

"El decreto de creación de El Colegio Nacional dice que uno de sus objetivos es fortalecer la conciencia de la nación, y yo creo mucho en esa frase: ¿cómo funciona la poesía, cómo contribuye el poeta a ese trabajo eminentemente práctico? Creo que
con ese patrimonio intangible que son las palabras".

Al reflexionar acerca del honor y la responsabilidad que significa el hecho de ingresar a esta institución, Quirarte recuerda que ahí se encuentran reunidos hombres y mujeres de varias disciplinas que trabajan "por hacer las cosas de la mejor manera posible".

"Ahora nos corresponde, aunque somos niños sexagenarios, tomar la estafeta y renovar, por ejemplo, en la parte de publicaciones: siento que la aparición de la edición espléndida de Farabeuf significa que tenemos una responsabilidad muy grande tan solo en el aspecto editorial, para que las publicaciones de El Colegio dejen de ser tan cerradas y salgan al mundo. El Colegio tiene la obligación de salir mucho más al mundo".

RETROALIMENTACIÓN

De alguna manera, esa responsabilidad también se vincula con el diálogo con las nuevas generaciones, donde se establece una relación más estrecha entre el alumno y el maestro, entre el conferencista y el escucha, lo que contribuye en la constante retroalimentación, dice Quirarte.

"Tengo alumnos que no llegan a los 30 años y, sin embargo, tienen una cultura, una preparación, un arsenal de lecturas que me obligan a leer, a ponerme al día. Eso es importantísimo porque hay una retroalimentación; yo creo que de las profesiones que existen en el mundo, la de profesor y la de médico son las que están en más íntimo contacto con el erotismo, entendido como manifestación de vida, con una vida renovada, y hay un proceso mutuo de feliz posesión del otro: uno aprende de la juventud del alumno, y el alumno aprehende de la experiencia del maestro".

El discurso de bienvenida a Vicente Quirarte estará a cargo de Manuel Peimbert, presidente en turno de El Colegio Nacional, y la respuesta a la lección inaugural correrá por cuenta de Eduardo Matos Moctezuma. La ceremonia se llevará a cabo hoy, a las 19:00, en Donceles 104, Centro Histórico.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.