• Regístrate
Estás leyendo: Quién fue 'La China' Mendoza y por qué la crítica la olvidó
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 14:24 Hoy

Quién fue 'La China' Mendoza y por qué la crítica la olvidó

Libros

Decepcionada de que la crítica literaria menospreciara su trabajo de ficción, se dedicó de tiempo completo al periodismo, oficio que le trajo sus mayores alegrías.
Publicidad
Publicidad

A los 85 años, María Luisa Mendoza estaba convencida de que las palabras serían, hasta su último aliento, su compañía infalible.

"No oigo bien, hablo mal, camino peor. Lo único que me queda es que sé escribir y amar, pero lo último me está negado, entonces me conformaré con escribir, porque lo hago con mucho gusto", dijo en febrero de 2016.

Un año más tarde, declaraba con la vitalidad renovada de un niño:

"Todos morimos, pero yo no quiero, ¡no quiero! Vivir es formidable”.

Con ese ímpetu se moldeó un lugar indiscutible en las letras mexicanas, aunque no siempre se sintió admitida en ese mundillo. Después de que —en sus palabras— se le negara el Premio Villaurrutia de manera arbitraria, se sentía ajena al terruño literario.

"Siento que a mí nadie me ha querido, aunque también son mentiras, son trampas de la fe, aludiendo a otro gran libro, para que lo quieran a uno más y qué bueno que el reconocimiento se haga a un mexicano, a una mexicana que, aun cuando muchos crean que soy la fama mundial, a mí nadie me pela”, dijo en una entrevista para MILENIO en 2016.

No obstante, La China —que había nacido un día de mayo de 1930 en Guanajuato— conservaba su otra pasión en el altar de la perfección.

“Al periodismo lo amo, nunca he dado un mal paso en el periodismo, tengo muchos premios, pero de mi periodismo vengo y a mi periodismo voy. A mí lo que me ha sostenido en la vida son las palabras".
Además de periodista y novelista, 'La china' también escribió guiones para cine. (Foto: Mónica González | MILENIO)

Decepcionada de la crítica literaria, aseguraba que sus alas se habían quebrado y eso provocó que abandonara la ficción.

"Menosprecia el trabajo de las mujeres que estamos todo el día dale y dale a la letra", alegó una tarde.

Autoproclamada escritora solitaria pero original y “dejada de la mano de Dios”, Mendoza recordaba su infancia en tierras de Ibargüengoitia como sus años más felices. Así lo recordó hace un par de años durante una charla sobre su obra en Bellas Artes:

"Fui una niña que creía que todas las otras chicas que me rodeaban eran los seres más inteligentes de la vida y además todas hermosísimas, y yo no era ninguna de las dos cosas, lo cual ahora, con el tiempo, descubrí la verdad, que no soy la más bonita pero sí la más inteligente: soy la que leía más, la que soñaba, la que subía a los árboles más altos, la que comía más y cortaba mejor los aguacates". 

En sus 88 años de vida acumuló tantos recuerdos como lecturas, pero también premios: 

Su libro Con Él, conmigo, con nosotros tres, descrito como “el monólogo más vivo y sensual que se haya escrito, quizá, en la literatura mexicana” le valió el Premio Magda Donato 1971. Con sus Crónicas de Chile obtuvo el Premio Nacional de Periodismo y el Bernal Díaz del Castillo 1972. La lista se engrosó con numerosos reconocimientos a su obra —periodística y literaria— y a su trayectoria.

Escribió también guiones para cine. Carta a una amiga, en 1973, al año siguiente escribió ¡Guanajuato a la vista! y en 1975 Compañero Presidente, en el que hizo un retrato de la vida y actividad política de Salvador Allende.

Militó en el PRI y fue diputada federal por Guanajuato en la LIII Legislatura.

.
Libros de ‘La China’ Mendoza
1
Con Él, conmigo, con nosotros tres
1971
Joaquín Mortiz
4
El perro de la escribana
1982
Joaquín Mortiz
2
Ojos de papel volando
1985
Joaquín Mortiz
5
Fuimos es mucha gente
1999
Alfaguara
3
De ausencia
1974
Joaquín Mortiz
6
Retrato de mi gentedad
1980
INAH
*Con información de Jesús Alejo y Notimex


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.