Diez datos sobre las mexicanísimas quesadillas

Uno de los platillos infaltables en cualquier 'noche mexicana" son las mexicanísimas —y, últimamente, polémicas— quesadillas; aquí unos datos curiosos sobre ellas.
Un ejemplo de las mexicanísimas —y polémicas— quesadillas.
Un ejemplo de las mexicanísimas —y polémicas— quesadillas. (YouTube)

Ciudad de México

En la 'noche mexicana' del 15 de septiembre, uno puede preparar una amplia gama de mexicanísimos platillos; entre ellos, están las quesadillas. Conoce un poco de su historia, su etimología, un par de recetas y si deben llevar queso o no, en diez datos curiosos.

Ya sean fritas, de comal, de queso o de otros ingredientes, con tortilla de maíz amarillo, azul o de trigo, pocos alimentos son tan nuestros como éste.

TE RECOMENDAMOS: Se acabó: las quesadillas pueden ir con o sin queso.

  • La definición de 'quesadilla' que ofrece el Diccionario del Español de México —editado por el Colegio de México— es: "Tortilla de maíz o de harina de trigo doblada por la mitad, rellena de diversos alimentos como queso, papa, hongos, picadillo, chicharrón, flor de calabaza, etc., cocida en comal o frita".
  • La palabra 'quesadilla' no es de origen náhuatl y no significa "tortilla doblada", a pesar de que hace algunos meses circuló ampliamente un meme que así lo afirmaba.
  • La etimología de 'quesadilla' es de origen asturiano: así aclaró a MILENIO el doctor Alberto Peralta de Legarreta —académico e investigador de la Universidad Anáhuac. Esta palabra deriva de la voz asturiana casadiella, que designaba a un postre en forma de empanadilla dulce elaborada con masa de hojaldre de trigo mezclada con queso y rellena de nuez y azúcar. La palabra pasó al castellano como quesadilla.
  • Las quesadillas se registran por primera vez en el año 1324, en una publicación catalana llamada Livre de Sent Soví.
  • Las quesadillas elaboradas con masa de maíz se elaboraron tras la Conquista, cuando los conquistadores vieron que podían adaptar sus 'quesadillas' usando los productos de América.

TE RECOMENDAMOS: ¿El tradicional chile en nogada está en peligro de extinción?


  • El primer recetario mexicano donde se registran las quesadillas tal como las conocemos es el 'Nuevo cocinero mexicano', publicado en 1888. En ese volumen, se dice que ésta puede o no llevar queso.
  • Como se indicó en el primero de estos puntos, las quesadillas pueden elaborarse con tortillas de masa de maíz —amarillo o azul— o de trigo. En general, estas últimas se consumen más en el norte del país que en el centro y el sur, donde son más comunes las de masa de maíz.
  • De igual modo, pueden elaborarse cocidas al calor del comal o, bien, freírlas sumergiéndolas en aceite caliente. En algunos lugares del país, las primeras se consumen más comúnmente durante la mañana o la tarde, mientras que las quesadillas fritas son un platillo más habitual de las noches.
  • Sobre la polémica sobre si deben o no llevar queso, un artículo previamente publicado en MILENIO brinda argumentos históricos, lingüísticos y de uso para sostener la tesis de que la presencia del lácteo no es obligatoria ni mandatoria por la etimología —si fuéramos así de puristas, nuestros salarios consistirían una bolsa de sal y no en dinero en efectivo. De cualquier modo, es justo decir que en algunas regiones se acostumbra rellenar las quesadillas de otros ingredientes además del queso.
  • Finalmente, las quesadillas pueden aderezarse con: lechuga, col, crema, cebolla picada, queso rallado —que puede ser fresco, panela, Cotija o añejo—, salsas de diversos chiles y otros ingredientes, según la región y el gusto del cliente.

Independientemente de su origen europeo —del que muchos podrían sorprenderse—, la quesadilla en estos días es un alimento adoptado por el mexicano y está presente en su dieta diaria.

Por ello es que, este 15 de septiembre, te invitamos a que acompañes tu celebración con una dotación de quesadillas recién hechas, ya sean de queso o de lo que tú quieras, fritas o de comal. Pero eso sí: son un manjar del que no te puedes privar.


FM