• Regístrate
Estás leyendo: ¡Qué triste final feliz!
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 17:08 Hoy

¡Qué triste final feliz!

Con el mínimo de recursos, la historia de "Crónica de un amorse sostiene por su estructura e impecable realización. 

Publicidad
Publicidad

Michelangelo Antonioni tenía 38 años cuando realizó Crónica de un amor, su ópera prima, que es un filme policiaco que se centra en un crimen pasional.

Con el mínimo de recursos, la historia se sostiene por su estructura e impecable realización. Filmada en escenarios naturales, donde las calles, el cuchitril en el que vive Guido, el cuartucho de hotel en el que los amantes se encuentran y la casa burguesa donde vive Paola, están escogidos con el propósito de aumentar la noción de realismo; los planos generales muestran calles y avenidas en los que apenas pasan gente y vehículos, característica constante en la película, como si Paola y Guido, los personajes principales, estuvieran solos en el mundo.

La noción de realismo nos tiene apresados y el suspenso va en aumento. Sabemos que en el pasado, cuando Paola y Guido eran estudiantes, decidieron de repente, dominados por su pasión, deshacerse de Giovanna, la novia de Guido, aventándola por el hueco de un elevador. Todo quedó como un accidente; sin embargo, la culpa los separó y no volvieron a verse. Paola se casó con un millonario y Guido se convirtió en un desempleado.

Paola se entera que un detective anda preguntando por ella y teme sea por el asesinato de Giovanna; entonces se reencuentra con Guido, quien intenta calmarla pero, para asombro de los dos, su pasión vuelve a encenderse con más fuerza y otra vez, como en su época de estudiantes, caen en la desesperación porque no tienen la libertad de amarse.

Paola se da cuenta de que, a pesar de ser esposa de un millonario, no es feliz y no soporta a su marido; entonces ambos vuelven a pensar mal y deciden cometer otro crimen.

Aquí se demuestra cómo debe manejarse una coincidencia, resultado de una estructura bien fraguada, como si fuera dictada por el mismo Edipo.

La noche en la que Guido va a cometer el crimen, el marido se entera de que su mujer es sospechosa de la muerte de Giovanna; entonces sale de su oficina alterado y tiene un accidente que le cuesta la vida. Mientras Paola espera en su habitación a que suene el teléfono para ser informada del crimen, la policía llega para avisarle del accidente. Paola, desesperada, cree que la van a buscar a ella y huye por la puerta trasera para encontrarse con Guido, al que lanza un mar de recriminaciones. Guido le dice la verdad, hace conciencia de su pasión malsana y la abandona. ¡Qué triste final feliz!

Brindo esta colaboración a la memoria de Michelangelo Antonioni, ya que a finales de mes se cumple otro aniversario de su natalicio.

Crónica de un amor (Italia, 1950), dirigida por Michelangelo Antonioni, con Massimo Girotti y Lucía Bosé.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.