"La puerta del Infierno" es abierta por Carlos Slim

Con una exposición de un centenar de piezas del artista francés, el Museo Soumaya presenta en México esta magna obra clásica.
Está basada en "La Divina Comedia".
Está basada en "La Divina Comedia". (Jorge Núñez/EFE)

México

El empresario mexicano Carlos Slim hizo realidad uno de sus sueños: compró la escultura monumental La puerta del Infierno, de Auguste Rodin (1840-1917), basada en La Divina Comedia, de Dante Alighieri (1265-1321).

“Es una joya que me hacía falta”, expresó el presidente vitalicio de Grupo Carso, quien, como gran admirador del escultor francés, tiene la segunda colección de Rodin más grande fuera de Francia.

La pieza con bajorrelieves y pasajes de la La Divina Comedia tiene una altura de 6.35 metros, cuatro metros de ancho y 85 centímetros de fondo. Se montó en el vestíbulo del Museo Soumaya para que reciba a todo el público a partir de hoy y hasta el 11 de septiembre.

Esta obra referencial del siglo XX, tiene un peso de 6 mil 700 kilos de bronce, y es una de ocho copias que hay en el mundo, sacadas del molde que realizó Rodin en 1880.

Fue un proyecto que llevó tres años de gestación y negociaciones hasta que se concretó su fundición en 2015, a cargo de la casa Coubertin, en Francia —que tiene los derechos de esta producción. El conjunto escultórico viajó por barco y llegó al puerto de Veracruz, desde donde se trasladó hasta la Plaza Carso.

Es la octava fundición que existe de la obra de Rodin; la primera se realizó en 1927, y “solamente seis países cuentan con fundiciones de La puerta del Infierno”, subrayó Slim.

Para el empresario, La puerta del Infierno es la “la gran pieza” de Rodin, que por primera vez se exhibirá en América Latina.

Cuando se le preguntó a uno de los hombres más ricos del mundo sobre el precio de esta escultura monumental, se limitó a responder: “No hay que confundir el valor con el precio”.

La obra de arte, en la que el escultor francés empezó a trabajar en 1880, la fue modificando hasta su muerte, explicó Alfonso Miranda, director general del Museo Soumaya Fundación Carlos Slim.

Piezas inéditas

Para enmarcar este acontecimiento, se montó una exposición integrada por un centenar de obras de Auguste Rodin, entre ellas algunas piezas inéditas.

“Para la Fundación Carlos Slim es un momento de alegría el poder recibir en México la octava fundición de ocho de La puerta del Infierno. Encontramos una carta del primer fundidor de Rodin, donde emocionado le comentaba al artista que el método a la cera perdida era
el mejor para poder diferenciar los volúmenes, y al mismo tiempo le decía que el color que debe utilizarse es como el del fuego incandescente”.

Frente a este antecedente, para La puerta del Infierno de Slim los expertos decidieron optar por una pátina única, por una coloración como el bronce, con un resultado extraordinario.

La muestra que se exhibe en la sala Don Julián y Linda, dedicada a los padres del ingeniero Carlos Slim, está divida en cuatro núcleos temáticos. Asimismo, el Museo Soumaya trabajó mano a mano con el Museo Rodin de París, que aportó la mitad de las obras de la exposición.

Dentro de este acervo destacan 14 piezas inéditas en yeso que trabajó el artista con sus propias manos: “Estos yesos se restauraron bajo los auspicios de la Fundación Carlos Slim y el Museo Rodin de París. Uno de ellos sobresale por ser la génesis de una de las obras fundamentales del artista francés: El pensador, que aparece vestido y no como lo conocemos ahora, desnudo”, destacó Miranda.

La exposición se enriqueció con pantallas que ofrecen videos informativos, con la finalidad de que el público conozca y distinga el contexto de la creación de La puerta del Infierno.

Para orientar a los visitantes también se editó un libro con las reflexiones de investigadores y curadores del Museo Soumaya, además de un folleto de 84 páginas que identifica cada uno de los núcleos temáticos de la exposición, además de algunos carteles que muestran a los personajes que aparecen en esta escultura monumental.

Como parte de las actividades educativas, todos los sábados que dure la exposición se impartirán conferencias y pláticas sobre Rodin y La puerta del Infierno, incluidas visitas dramatizadas, talleres de escultura y un concurso de fotografía.