ENTREVISTA | POR EFE

Alberto Lozoya Legorreta Secretario de Educación Pública de Puebla

Con varios proyectos culturales, a desarrollarse en 2014, autoridades del estado quieren convertirlo en una "ciudad del conocimiento".

Puebla tendrá el Museo Internacional del Barroco

El Museo Internacional del Barroco y el Museo de la Música, son dos de los proyectos culturales de 2014.
El Museo Internacional del Barroco y el Museo de la Música, son dos de los proyectos culturales de 2014. (Archivo)

Puebla

Las autoridades del estado de Puebla proyectan convertir a su capital homónima, en una "Ciudad del conocimiento" con ambiciosos proyectos culturales, entre estos con la creación del Museo Internacional del Barroco y el Museo de la Música.

El titular de la Secretaría de Educación Pública de Puebla, Alberto Lozoya Legorreta, explicó a Efe que el Museo Internacional del Barroco fue diseñado por el arquitecto japonés Toyo Ito, Premio Pritzer 2013.

Agregó que como parte de este proyecto está el reposicionamiento de la Biblioteca Palafoxiana, la más antigua del continente americano, para dar a conocer su archivo documental mediante acuerdos con las bibliotecas de Francia, Austria y la universidad de Stanford en California.

"La Biblioteca Palafoxiana es la más antigua biblioteca pública del continente americano que no ha cerrado nunca. Es una joya cultural de México que debe ocupar un lugar que le corresponde en el mundo intelectual", consideró Lozoya.

Lozoya detalló que el Museo Internacional del Barroco comenzará a construirse en febrero próximo en una superficie de 50 mil metros cuadrados en la zona conocida como Angelópolis, una de las zonas más exclusivas de Puebla.

"Es un proyecto muy ambicioso para exponer el patrimonio barroco de México y pretende convertir a Puebla en un punto de convergencia del pensamiento estético y filosófico del mundo", afirmó el funcionario.

Lozoya destacó que el arquitecto japonés es uno de los arquitectos más innovadores e influyentes del mundo, autor de obras culturales en Sendai, Japón, Londres, Bélgica y Chile.

"Los aportes de Toyo Ito harán del edificio un referente de la arquitectura contemporánea, un nuevo atractivo de Puebla homenaje a su gran patrimonio cultural e histórico en una época en la que los más avanzados pensadores occidentales afirman que el siglo XXI es del barroco", destacó.

Según el programa este edificio será concluido en 2016 tendrá dos plantas y una veintena de 20 salas interactivas; ofrecerá servicios y actividades de primer nivel, principalmente en el ámbito educativo, y contará con un banco de imágenes, uno literario y otro más multimedia.

Según el funcionario, el visitante experimentará una sensación de inmersión en las exhibiciones, lo que es en sí un fenómeno barroco. Las imágenes y los sonidos, a partir del empleo de las técnicas museográficas más avanzadas para exponer arte, ciencia, filosofía, política y visión de la naturaleza, explicó Lozoya.

De forma paralela, también se construye en Puebla el primer Museo de la Música en México, un proyecto creado en Viena, Austria, y que será replicado en La Constancia, una antigua fábrica textilera de esta ciudad.

Lozoya, comentó que este proyecto pretende ser "una lectura de la compresión integral de la música occidental y la capacidad del oído. Aspira a que jóvenes se introduzcan a la historia y que estén al día de las tecnologías sonoras de la nueva música".

La Casa de Música, agregó, será un centro interactivo donde no sólo habrá exposiciones y espectáculos musicales de talla internacional; también albergará un centro de estudios con la más alta tecnología para experimentar la música.

"Hacemos todo esto porque estamos convencidos de que la mejor inversión es en la cultura, la ciencia y el conocimiento. El conocimiento, la innovación y el ingenio producen bienestar y generan riqueza, empleos", apuntó.

Lozoya explicó que con estos proyectos culturales Puebla será la "Ciudad del conocimiento" en México de acuerdo con una clasificación que surge en Europa para ciudades de tamaño medio que por su riqueza cultural, número de escuelas, mejor calidad de vida y un patrimonio cultural.