• Regístrate
Estás leyendo: Protegen los bosques del Santuario de las Luciérnagas
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 03:35 Hoy

Protegen los bosques del Santuario de las Luciérnagas

La Conafor realiza trabajos para conservar el ecosistema ante incendios forestales, tala de árboles y cacería; varios animales regresan a la zona.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Mónica García Ramírez

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) realiza trabajos para conservar y recuperar uno de los bosques de Tlaxcala conocido por albergar el Santuario de las Luciérnagas, en el que cada año, entre julio y agosto, se suscita un gran espectáculo de luz en medio de la oscuridad. Se trata del Centro Ecoturístico de Piedra Canteada, que se encuentra en el municipio de Nanacamilpa.

Este trabajo beneficia a mujeres indígenas de la zona con el Programa de Empleo Temporal (PET) y permite preservar diversas especies animales. MILENIO hizo un recorrido por el ejido de Lira y Ortega, donde representantes de la Conafor explicaron las labores que se realizan para la conservación de los bosques que albergan el Santuario de las Luciérnagas.

María Cecilia Juana, habitante de la comunidad de San Isidro Buensuceso, es parte del 49 por ciento de la población que se beneficia con el PET, el cual inició entre 2012 y 2013 y por el que recibe un ingreso que apoya la economía de su familia.

Su trabajo consiste en hacer “brechas contrafuego” para prevenir los incendios que en esta zona son catastróficos. Además, también se dedica a recoger las ramas de árboles que se convierten en combustible, ya que en dichos casos éstas avivan las llamas.

“Después de darles de desayunar a nuestros hijos y mandarlos a la escuela, venimos al bosque a realizar esas labores”, explicó María Cecilia Juana, quien manifestó su agradecimiento por el trabajo, pues les ayuda a sostenerse, ya que con lo que ganan en sus actividades cotidianas no les alcanza para cubrir sus necesidades.

La mujer relató que trabajan seis horas, tras de cumplir sus quehaceres domésticos. Confesó que si bien es un trabajo pesado, están dispuestas a colaborar cuando sea necesario. Piden que las llamen para que puedan apoyar no solo en la conservación del bosque, sino también a sus familias.

Sanan la fauna

Michael Ángel Ramírez Varela, promotor forestal de la Conafor, es el encargado del programa Vida Silvestre, cuya labor es establecer sitios de avistamiento, bebederos y de alimentación de diversas especies de la zona, además de la vigilancia en ejidos y comunidades para evitar la cacería. Estas acciones han beneficiado al ecosistema, ya que se han visto animales que se creían desaparecidos de la región.

Entre estas especies se encuentra el halcón cola roja, que ahora sobrevuela el área e incluso las comunidades y zonas parceladas, y el gato montés, que había desaparecido tras los incendios ocurridos en 1992 y 2000, los cuales arrasaron buena parte de la masa forestal; no obstante, a través del uso de tecnologías, como las fototrampas, ha sido captado por esa región.

Sin embargo, el más emblemático de la zona es el conejo teporingo, especie catalogada en peligro de extinción, que es endémica de la zona nevada. Esta especie se ve con mayor frecuencia en los senderos tras frenar la cacería.

“Se ha visto una recuperación de las especies y poco a poco hemos visto un aumento en su población”, destacó Ramírez Varela, quien dijo que por ello buscan mejores formas para brindar las condiciones de fomento para que se sigan reproduciendo.

La Conafor invertirá este año más de 70 millones de pesos en acciones de conservación de los tres macizos boscosos de Tlaxcala, a través del Programa Nacional Forestal (Pronafor) 2015.

Estas acciones incluyen estudios y proyectos; desarrollo de capacidad, restauración forestal y reconversión productiva, así como labores de silvicultura y plantaciones forestales comerciales.

Rosario de Ita Cisneros, directora de Comunicación Social de la gerencia estatal de la Conafor, destacó que gracias a estos trabajos el bosque de Nanacamilpa y otros han iniciado actividades de protección contra la tala clandestina e incendios forestales, además de que los ejidatarios han dado sustentabilidad a sus terrenos.

Los beneficios adicionales que ha generado este programa de conservación son las actividades de ecoturismo, que permiten a los visitantes apreciar espectáculos como el apareamiento de la luciérnaga.

Desde hace un año las visitas al Santuario de las Luciérnagas se han incrementado, incluidos medios nacionales e internacionales que buscan documentar este gran espectáculo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.