La primera publicación de García Márquez en México

Sergio Galindo dirigía la editorial de la Universidad Veracruzana y recibió el manuscrito de "Los funerales de la Mamá Grande".
Donó su beca para la creación de la Cátedra Julio Cortázar.
Donó su beca para la creación de la Cátedra Julio Cortázar. (Reuters)

México

Gabriel García Márquez tenía unos meses de haber llegado a México: venían Mercedes, Rodrigo y ya en camino Gonzalo. Las cosas no funcionaban tan bien como habían planeado, sobre todo en el aspecto económico: tenían una mesa y dos sillas, un colchón en el suelo, y pocas posibilidades de hallar un trabajo que le permitiera salir adelante, porque el proyecto de escribir guiones para cine no despegaba como lo tenía pensado.

Entonces, Álvaro Mutis, quien se había convertido en una especie de ángel guardián para la familia García Barcha, decidió invitarlos al puerto de Veracruz, para que no sintiera nostalgia por la ausencia del mar. Aquella visita resultó fundamental para los sentimientos que desarrolló García Márquez hacia México, pero también para hallar una luz en el camino.

Sergio Galindo dirigía la editorial de la Universidad Veracruzana (UV) y por el consejo del mismo Mutis recibió el manuscrito de Los funerales de la Mamá Grande, cuya publicación le dio cierto aire a Gabo: recibió mil pesos como anticipo, lo que contribuyó a pagar la renta y algunos artículos domésticos para la casa.

"El número 34 de la colección Ficción es Los funerales de la Mamá Grande, el primer libro que García Márquez publica en México, el tercero en su bibliografía, porque ya habían aparecido La hojarasca y El coronel no tiene quien le escriba, en Colombia", cuenta Édgar Valencia, el actual director de la editorial de la UV.

Álvaro Mutis ya había publicado en dicha institución El diario de Lecumberri, el número 19 de la colección, con lo cual pudo convencer a Sergio Galindo de publicar el libro de cuentos de un colombiano de apenas 35 años de edad, "a los pocos años fue publicado en Bogotá y ya no volvió a publicarla la Veracruzana", contó Édgar Valencia.

A partir de ello se produjeron otros encuentros entre García Márquez y la Universidad Veracruzana.

"García Márquez tuvo una relación con la UV en dos planos principales: uno es la literatura, con esta obra, y posteriormente con una serie de viajes que vinculados con textos publicados aquí y que sirven como base de guiones: La viuda de Montiel, uno de los cuentos que está en Los funerales de la Mamá Grande, se filmó entre Veracruz y Tlacotalpan, por el año de 1979.

"Pasaron 20 años para que volviera a darse una relación cinematográfica y es la filmación de El coronel no tiene quien le escriba, que se filmó en 1999, bajo la dirección Ripstein y cuyo guión está publicado por la UV."

La historia editorial de García Márquez se inscribe en la diversidad, porque no se encuentra en un solo sello para la lengua española: en Colombia se encargaba de editarlo Norma, en Argentina Sudamericana, Mondadori para España y en México editorial Diana, que desde hace algunos años fue adquirida por el grupo Planeta.

Creador emérito del Fonca

Cuando surgió el Sistema Nacional de Creadores de Arte, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) se estableció la categoría de Creador Emérito y uno de los primeros en recibir tal distinción fue Gabriel García Márquez en reconocimiento a su gran aportación a las letras.

Sin embargo, ante la polémica que generó tal decisión, el escritor colombiano decidió unir esfuerzos con Carlos Fuentes para donar los recursos económicos a la Universidad de Guadalajara (UdG), a fin de crear la Cátedra Latinoamericana "Julio Cortázar", y así rendir homenaje a quien fue también uno de los mayores escritores latinoamericanos del siglo XX.

Fundada en 1994, la Cátedra es un espacio académico en el que se realizan de manera continua seminarios, cursos y conferencias que tienen como propósito fomentar el diálogo y la reflexión sobre la sociedad y la cultura latinoamericanas, por la que han pasado personajes como Mario Lavista, Eduardo Matos Moctezuma, Juan Villoro, Ernesto Cardenal, Fernando Savater, Ruy Pérez Tamayo y Jorge Volpi, entre muchos otros.

Las próximas actividades programadas de la Cátedra Julio Cortázar son: el 8 de mayo, una sesión homenaje a Julio Cortázar en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina, con las ponencias de Luisa Valenzuela, Matilde Sánchez y Silvia Yparraguirre.

El 22 de mayo, una conferencia homenaje en la Casa de América de Madrid, España, con la participación de Juan Luis Cebrián, Enrique Barón Crespo, Aurora Bernárdez, Hernando Valencia Villa y Carles Alvarez, y destacadas actividades en la próxima Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

En la actualidad son 74 los Creadores Eméritos que cuentan con la distinción que el Conaculta otorga a través del Fonca.