• Regístrate
Estás leyendo: Primera impresora de tejidos en México, en manos del CI3M
Comparte esta noticia

Primera impresora de tejidos en México, en manos del CI3M

Se les dio apoyo por desarrollar el primer corazón artificial mexicano.

Publicidad
Publicidad

Operaciones consideradas de ciencia ficción como insertar cartílago completamente nuevo en una rodilla, o crear un corazón con las mismas células humanas, pueden ser una realidad gracias a la impresora de tejidos.

Adquirida por el Centro Nacional de Investigación en Imagenología e Instrumentación Médica (CI3M) —creado gracias a una alianza entre la UAM y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología—, esta impresora al utilizar células vivas es capaz de construir prácticamente cualquier tejido humano, aseguró el coordinador del centro, Joaquín Azpiroz Leehan.

Explicó que una vez que se tienen las células, se deben aislar en un líquido y, al igual que una impresora jet de tinta, se deposita en el aparato para que se arma el tejido capa por capa.

Así, aunque aún está lejana la posibilidad de lograrlo, esta máquina "la queremos echar a andar lo antes posible", ya que uno de sus objetivos a largo plazo es sumarse a las investigaciones para diseñar un corazón humano.

La meta es diseñar un corazón real que sustituya al dañado, "suena de ciencia ficción, pero para allá vamos; a lo mejor yo ya no lo alcanzo a ver, pero sí es posible", enfatizó.

El especialista explicó que dicho proyecto representa aún diversos problemas. El primero es lograr su conformación, "y luego que el corazón comience a latir de forma sincronizada".

No obstante, el CI3M —en coordinación con otras instituciones y la participación de distintas empresas— creó el primer corazón artificial.

"Gracias a nuestros resultados anteriores bastante buenos; ya conocen la vieja historia del corazón artificial mexicano, que se desarrolló aquí; esos resultados permitieron que el Conacyt nos diera dinero, ya con equipo nuevo para poder trabajar a alto nivel", agregó Azpiroz Leehan.

Para Joaquín Azpiroz, la evolución del laboratorio donde se realizó este desarrollo que permitió volverse un Centro Nacional fue la oportunidad para continuar distintas líneas de investigación cómo la que se pretende con la impresora de tejidos en coordinación con el Instituto Nacional de Rehabilitación.

"En particular, ellos tienen la idea de hacer crecimiento de cartílago de rodilla; si a uno se le rompen los meniscos o lo que sea, se imprimen en esta impresora, que es la primera en México; lo harían en colaboración con nosotros. Entonces es un reemplazo de tejido natural y no tiene posibilidades de rechazo", comentó.

Asimismo, el coordinador del centro explicó que el crecimiento del tejido es un trabajo muy complicado, cuya historia data ya de hace más de 30 años.

Existen "en el mundo algunos ejemplos de cosas que sí funcionan: vejigas, uretras; pero queremos ir ya a cosas ya un poco más complejas", concluyó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.