Primer trasplante de manos a niño de 8 años en EU

Un grupo de 40 médicos de un hospital de Filadelfia hizo la adaptación del método que solo se había logrado en adultos; la intervención duró 10 horas.

Nueva York

Un niño de ocho años recibió un trasplante de ambas manos, algo inédito en el mundo, anunció el Hospital Infantil de Filadelfia, Pensilvania, donde se realizó la intervención. Detallaron que el equipo médico injertó al pequeño Zion Harvey ambas manos y los antebrazos de un donante, ello gracias a que se logró adaptar una técnica de trasplante que hasta ahora solo se había hecho en personas adultas.

Los antebrazos de Harvey todavía están vendados, pero sus nuevas manos eran visibles cuando sonriente se reunió con los médicos para aparecer en la conferencia de prensa, en la cual demostró su agarre, aún es débil. Describió que al despertarse con nuevas manos tuvo una sensación de tener algo "raro al principio, pero luego se sintió bien".

La operación se realizó a principios de julio y ahora Harvey se prepara para cumplir su sueño de lanzar un balón de futbol americano, informó el hospital en un comunicado.

La cirugía la llevó a cabo un equipo médico multidisciplinario de 40 personas, desde anestesistas a radiólogos, pasando por expertos en cirugía plástica y reconstructiva.

El proceso médico duró más de 10 horas, detalló el hospital.

Al pequeño, quien nació en Baltimore, EU, le tuvieron que ser amputadas ambas manos y los dos pies. Varios años después fue sometido a un trasplante de riñón, el cual fue donado por su madre, ello debido a que contrajo sepsis, una grave infección.

El niño, a quien en el hospital describen como brillante y precoz, camina con prótesis y según los médicos se las había arreglado para aprender a comer, escribir e incluso jugar videojuegos sin las manos.

Además, según detalló el hospital, con el implante de unas prótesis para sus pies, consiguió realizar la mayoría de las actividades que realizan otros menores de su edad, de forma que puede andar, correr y saltar con total independencia.

El proceso

Hace varios meses un equipo de cirujanos y especialistas del Hospital Infantil de Filadelfia, liderado por Scott Levin, director del programa de Trasplantes de Mano en el nosocomio y profesor de Cirugía en la Escuela de Medicina de Perelman en la Universidad de Pensilvania, decidió intervenir al pequeño y comenzó a prepararse para llevar a cabo el primer trasplante de manos a un niño.

El equipo médico, dividido en cuatro unidades, utilizó placas y tornillos para fijar los huesos de los miembros. A continuación, volvieron a conectar cuidadosamente las arterias y las venas, y una vez que se restableció el flujo de sangre, los cirujanos conectaron tendones, músculos y nervios.

El niño, quien permanece internado y recibe medicamentos para evitar el rechazo de las extremidades donadas, fue elegido para la operación debido a su estado de salud específico.

"El trasplante de riñón que tuvo después de que le dio la infección, lo hizo un buen candidato para este procedimiento porque ya tomaba medicamentos para evitar el rechazo a su nuevo órgano", dijo Benjamin Chang, codirector del programa de implantación de manos en dicho hospital.

"La operación es el resultado de años de entrenamiento, seguidos de meses de planeación y preparación", destacó Levin.

El cirujano explicó que el primer trasplante bilateral de manos de un adulto realizado en 2011, dio pistas al equipo médico para adaptar las complejas técnicas de la operación y poder efectuar el procedimiento médico en un menor de edad.

También destacó que para llevar a cabo la cirugía era necesario encontrar un donante adecuado y en ello jugó un papel crucial la organización sin ánimo de lucro Gift of Life Donor Program, que desde hace 40 años ayuda a coordinar la donación de órganos en Pensilvania.

Zion agradeció a su familia y médicos por ayudarlo en su "difícil experiencia".

Según indicó el hospital, Harvey tendrá que pasar algunas semanas más en la unidad médica de rehabilitación y luego podrá volver a su casa en Baltimore, Maryland.