Las Primadonnas, el arte de hacer cómplice al público

La compañía escenificará en el Lunario del Auditorio Nacional 'Seremos nubes' y 'Sombrero con patas y alas' el 22 y 29 de enero, respectivamente.
Seremos nubes será escenificada mañana, y Sombrero con patas y alas el domingo 29 de enero
Seremos nubes será escenificada mañana, y Sombrero con patas y alas el domingo 29 de enero (Cortesía: Las Primadonnas)

Ciudad de México

Mediante la fusión del arte clown, la pantomima, el teatro de marionetas, la danza y la música viva, y bajo la premisa de que el público es cómplice del actor, la compañía Las Primadonnas presentará, como parte del ciclo Lunario Niños, los montajes Seremos nubes y Sombrero con patas y alas.

TE RECOMENDAMOS: Mexicano lleva a Francia arte inspirado en explosiones de Tultepec

“A diferencia del teatro convencional, donde todo sucede tras una cuarta pared imaginaria, el clown permite hacer del público mi cómplice, parte del montaje. Los asistentes bailan conmigo, me dan soluciones, gritan, arrojan cosas, lo cual hace de cada función una experiencia sorpresiva y diferente”, dijo a MILENIO Luis López, actor y director de la compañía teatral.

Ambos espectáculos tienen como personaje estelar a Primmadono, un payaso que se rehúsa a seguir su naturaleza chusca y bufonesca, por lo cual se debate entre la autoaceptación y el anhelo por realizar sus sueños.

En Seremos nubes, el personaje es intendente de un foro, quien sueña con danzar y conquistar a una cruel bailarina que allí conoce y que juega con sus sentimientos, mientras que en Sombrero con patas y alas retoma de manera jocosa La metamorfosis, de Franz Kafka, donde un personaje que teme a los insectos despierta convertido en uno de ellos.

López juega con diversas disciplinas artísticas para hacer de cada una de ellas una experiencia gozosa. Al respecto señaló: “Equivocada y frecuentemente, el arte es catalogado como aburrido y clasista, por lo que busco que el público se divierta bailando y disfrute tanto de una salsa o un danzón como de una pieza de jazz”.

El director busca también que el público haga su propia reflexión en torno a las puestas en escena: “Mis obras no tienen una moraleja definida; me gusta que cada quien construya su propio mensaje. Una ocasión, tras presentar Sombrero con patas y alas, una niña me comentó lo siguiente: ‘Aprendí que los insectos son nuestros amigos. Son seres vivos que también merecen respeto’, lo cual me dejó maravillado”.

López  comentó: “El clown nos invita a reírnos de nosotros mismos, a afrontar las adversidades sin preocupación, a ser felices, que a fin de cuentas es lo más importante”.

Seremos nubes será escenificada mañana, y Sombrero con patas y alas el domingo 29 de enero, ambas a las 13:00, en el Lunario del Auditorio Nacional.


ASS