Se presenta "El Cascanueces" en el teatro Gota de Plata

Bosques cubiertos de nieve, esferas y luces en el patio donde parejas realizan una danza mágica.
Aún bajo techo, los bailarines muestran sus habilidades en patines de hielo.
Aún bajo techo, los bailarines muestran sus habilidades en patines de hielo. (Héctor Mora)

Pachuca

La mano de un soldado extendida, tras su valiente rescate del ataque de ratones gigantes. Una batalla donde soldados derrotaron a media docena de bestias comandadas por un rey de tres cabezas; un sueño no muy navideño, pero para la damisela es el comienzo de un amor eterno.

Esta es una escena de El Cascanueces, musical que anoche se presentó en el auditorio Gota de Plata en su tradicional gira de invierno que incluye a Pachuca.

Aún bajo techo, los bailarines muestran sus habilidades en patines de hielo; no se puso el agua congelada en el escenario, sino una carpeta especial para simular el frío invierno de la Rusia de finales del siglo XIX.

Un retrato de las fiestas de una época perdida. Bosques cubiertos nieve, un árbol con esferas y luces que dominan el patio donde parejas elegantemente vestidas danzan en honor de las fiestas decembrinas.

Su vestuario recuerda a los zares: trajes entallados, cortos en las piernas que se cubren con calcetas blancas hasta las rodillas para hombres, todo de terciopelo que resplandece ante las luces del escenario, pero no tanto como los vestidos de las chicas, como si fueran quinceañeras las bailarinas pasean por toda la carpeta que simula el hielo del norte de Europa.

Es un baile de la realeza; su actor principal es quien parece un aristócrata con su traje negro y peluca blanca. Por momentos ese personaje, a quien todos rinden pleitesía, se vuelve el padre del invierno que con su capa de plata extiende el aire frío por todos lados.

La gente está fascinada ante el espectáculo. Los movimientos de los patinadores al ritmo de las notas de orquesta merecen no sólo su atención, sino videos tomados desde sus smartphones. Si las luces centrales apuntan a los artistas, en las gradas los destellos son de las pantallas de estos artículos tecnológicos.

La fiesta aristócrata sigue con la mejor parte: los regalos. El hombre de negro le da a Clara (así se llama la chica más bella) un muñeco, una soldado, no, un cascanueces. Nada en el mundo le hubiera dado más alegría a esta chica, que en lugar de una muñeca como sus compañeras, presumía su soldado.

Fue tanta la alegría de Clara por su regalo, que lo lleva a su cama para compartir sueños, sin saber lo que le venía. Al despertar, la chica se encuentra rodeada por ratones gigantes, no muy amistosos; las bestias atacan con todo a la mujer que parece perdida, hasta que aparece su héroe.

De la nada sale el soldado cascanueces dispuesto a todo para defenderla. Sin más que su valor enfrenta a los ratones que lo superan en número. Una lucha dura, con disparos de parte de los soldados que ni así logran replegar a sus rivales que muestran su fiereza. Es hasta que el cascanueces penetra con su espada al rey ratón, desatando la alegría de Clara y el amor del valiente soldado.

Al final, y como recompensa, ven como la reina del invierno aparece para darles su bendición, mientras sus doncellas bailan alrededor de la pareja cuyo fervor derrite al hielo perpetuo de una Rusia que ahora ya es un sueño de noches pasadas.

Claves

De Zsevolozhsky

- El Cascanueces es una obra escrita por Ivan Vsevolozhsky con música de Piotr Ilich Tchaikovski, estrenada en diciembre de 1892, esto en el teatro Mariinski de San Petersburgo.

- Los personajes principales de la obra son: Clara, Drosselmeyer, Príncipe Cascanueces y Mouse King. Todos ellos interpretan una historia de amor en formato de ballet.

- En sus más de 100 años se ha representado en cientos de países, en fechas cercanas a la Navidad lo cual la ha convertido en un clásico de la época invernal.