Preparan en Veracruz a bailarines profesionales

Ciudadanos, profesores y autoridades abrieron este espacio en una ex hacienda; 3 ex alumnos participan actualmente en el musical ‘Billy Elliot’.
Algunos de sus alumnos ya pertenecen a compañías de Chicago, Nueva York, Alemania y Montecarlo.
Algunos de sus alumnos ya pertenecen a compañías de Chicago, Nueva York, Alemania y Montecarlo. (Héctor Téllez)

Veracruz

En la Ex Hacienda de San Francisco Toxpan se ha construido, con el esfuerzo de ciudadanos, profesores y autoridades, la primera escuela gratuita de ballet para varones.

Lo que hasta hace cinco años era un casco de una ex hacienda abandonada, hoy es un centro cultural que incluye salones de clases, un museo, una galería y la primera escuela de ballet en México dedicada a formar varones de manera gratuita. Ello ha sido posible gracias a la colaboración de los ciudadanos de Córdoba, Veracruz, maestros de danza y autoridades de diferentes niveles de gobierno.

“Este lugar era el basurero de la ciudad; había vehículos abandonados, escombros y volteaban todo, realmente daba pena. Hubo planes para este sitio pero no se pudo concretar nada, hasta que un día nos acercamos a las autoridades y les propusimos limpiar. Al principio como que no nos creyeron, pero mis niños, mis alumnos y sus familias empezamos a recoger lo que se podía y fue entonces que mucha gente empezó a sumarse”.

Así rememora Martha Sahagún Morales, quien dirige el proyecto, el inicio de la recuperación de este espacio, conocido como Ex Hacienda de San Francisco Toxpan, ubicada a un costado de la zona arqueológica del mismo nombre en Córdoba, Veracruz.

Fundado en 1690 como un trapiche o molino, este fue uno de los ingenios azucareros más antiguos del país donde se fabricó azúcar, panela y alcohol, por lo que se convirtió en un polo de gran importancia comercial para esta zona de Veracruz.

Sahagún Morales explica a MILENIO que aún se pueden apreciar todavía las partes de la maquinaria que se utilizaba en sus años de esplendor.

Los trabajos de rescate de este espacio se han realizado en tres etapas durante tres años y medio, con un costo total de casi 30 millones de pesos, cantidad que ha sido cubierta por ciudadanos y diferentes instancias gubernamentales. “Este es un ejemplo emblemático de las cosas importantes que se pueden lograr cuando todos ponemos un granito de arena, y no estamos cruzados de brazos esperando que el gobierno haga todo por nosotros”, dice el bailarín, coreógrafo y maestro estadunidense James Kelly, quien imparte clases de ballet en este espacio.

MÁS GANAS

Entre los espacios que ya se utilizan se encuentra el salón de danza, que es la única escuela pública de ballet en México enfocada a formar varones de manera gratuita, aunque también admite niñas que pagan una colegiatura.

La bailarina cubana Ariana Velázquez, maestra de esta escuela, afirma: “Este es un proyecto específico para varones donde tratamos de rescatar talentos: vamos a las escuelas y traemos a los niños pequeñitos de escasos recursos. Así vamos, poco a poco, tratando de rescatar a estos niños, que a lo mejor están perdidos por no tener dinero pero tienen cualidades y aptitudes”.

De estas clases de danza salieron los tres protagonistas del musical Billy Elliot, que se presenta en la Ciudad de México: Aaron Márquez, Jesús Trosino e Ian González.

Además, en este espacio cultural ensaya la Orquesta Filarmónica Juvenil de Córdoba, y se llevan a cabo talleres, cursos, conciertos, obras de teatro, proyección de películas y exposiciones, entre otras actividades.

“Gracias a estos resultados, que son muchísimos, cada vez la gente respeta más a los bailarines y empieza a quitarse la idea de que esta actividad es solo para mujeres. Hoy, por ejemplo, ya tenemos niños en compañías internacionales como la Joffrey en Chicago, en la escuela Alvin Elliott en Nueva York, John Cranco en Alemania y en Montecarlo”.

Estos éxitos han sido posibles gracias a que ahora Córdoba cuenta con un espacio digno que, además de amplio y bello, cuenta con una gran historia.