• Regístrate
Estás leyendo: Preparan traslado de megaterios y gonfoterios de Amacueca
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 03:02 Hoy

Preparan traslado de megaterios y gonfoterios de Amacueca

Los trabajos se detuvieron en diciembre por falta de recursos. Por lo pronto los vestigios encontrados los albergará el Museo de Paleontología de Guadalajara.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Enrique Vázquez

Tres megaterios adultos y dos gonfoterios, uno adulto y otro juvenil, es lo que un grupo de arqueólogos y biólogos liderados por Eduardo Ladrón de Guevara, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encontraron de agosto a diciembre de 2014 en las cercanías del Rancho El Aguacate a 10 kilómetros de Amacueca en el camino que va de dicha localidad a Juanacatlán, según afirma Ricardo Aguilar, biólogo participante, curador del Museo de Paleontología de Guadalajara Federico Solórzano Barreto, quien agrega que en breve trasladarán las piezas encontradas desde Amacueca al recinto mencionado.

Los trabajos se interrumpieron en diciembre de 2014 porque el ayuntamiento de Amacueca ya no tuvo fondos para apoyar con hospedaje y viáticos al grupo integrado además de Ladrón de Guevara y Aguilar, por Gustavo Viramontes, biólogo y Araceli Gómez, asistente. “A eso hay que sumar que en un principio cuando notificaron al INAH, del hallazgo, se trabajó como si fuera un rescate emergente. Ladrón de Guevara, titular de la expedición, nos invitó y pensamos que serían pocos huesos y nos llevaría cuando mucho una semana extraerlos. La sorpresa fue que conforme excavamos iban surgiendo más vestigios y finalmente excavamos de agosto a diciembre, con jornadas diarias. Estamos apoyando a Ladrón de Guevara para enviar un proyecto a la Comisión Nacional de Arqueología del INAH y que se nos otorgue un permiso para continuar, ya bajo la figura de una excavación en forma. Aún si se resolviera, retomaríamos los trabajos hasta octubre, por compromisos que tenemos los implicados”, subraya Aguilar.

Este medio intentó establecer contacto con Ladrón de Guevara que se encuentra laborando en otro proyecto del INAH, sin tener éxito. En su lugar, Martha Lorenza López Mestas, director a de INAH Jalisco, ratificó que ya trabajan en el traslado a Guadalajara de lo encontrado. Al respecto, Aguilar detalla que la excavación se logró en un 50 o 60 por ciento de avance. “No tenemos un diagnóstico completo de las piezas, hace falta un proceso curatorial amplio. Sabemos que hay al menos tres megaterios o perezosos y dos gonfoterios, un adulto y un juvenil. Si analizamos los huesos, encontraremos tal vez más individuos. Del gonfoterio adulto, sabemos que lo es porque encontramos una ulna ,que es el equivalente al cúbito, en los humanos, que cumple con el tamaño para calificarla así y del gonfoterio juvenil encontramos un molar chiquito. De los megaterios, encontramos tres adultos, uno más grande que los otros dos”, afirma Aguilar quien rememora que todo eso se encontró en un área de excavación de 8 por 14 metros.

El experto añade que “lo que ya se rescató y que está resguardado en Amacueca, lo trasladaremos en estos días a Guadalajara, “por más que se demore tiene que ser antes de septiembre”. En tanto trabajan en el traslado, tanto personal del INAH como del Museo de Paleontología también realizan los trámites correspondientes para obtener el permiso y reanudar la excavación a partir de octubre.

Claves

Piezas encontradas

- Decenas de ulnas, falanges cráneos

- El número de huesos para llenar una mesa de 5 por 10 metros

- Fragmentos pequeños con los que han llenado 20 anaqueles

• • •

Las especies

Megatherium significa en griego gran bestia, es un género extinto de mamíferos placentarios del orden Pilosa, conocidos como megaterios. Eran perezosos terrestres de gran tamaño, parientes de los actuales perezosos que habitaron en América del Sur desde comienzos del Pleistoceno. Los huesos que se encontraron cerca de Amacueca son de 3 millones de años de antigüedad, según Raúl Aguilar, biólogo.

Por otro lado los gonfotéridos (Gomphotheriidae) son una familia extinta de proboscídeos, emparentados con los elefantes actuales, que vivieron entre el Mioceno y el Holoceno, desde hace 12 millones hasta hace unos 10000 años. Algunos géneros vivieron en partes de Eurasia, Beringia, Norteamérica y, siguiendo al Gran Intercambio Biótico Americano, alcanzaron Sudamérica. Hace unos 5 millones de años empezaron a ser gradualmente reemplazados por los elefantes modernos. En el Museo de Paleontología se exhibe un esqueleto casi completo de un gonfoterio encontrado en Chapala a finales de la década de los 90.

Milenio Digital/Guadalajara

• • •

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.