• Regístrate
Estás leyendo: Por qué un bosque artificial es un riesgo para el planeta
Comparte esta noticia

Por qué un bosque artificial es un riesgo para el planeta

Cine

El realizador francés François-Xavier Drouet presentará el documental Le temps des forêts en el Le Cinéma IFAL el 11 de enero a las 17:00 horas.
Publicidad
Publicidad

Nos han enseñado que plantar un árbol siempre es positivo, pero François-Xavier Drouet, realizador francés, busca deconstruir esa idea con el documental Le temps des forêts (El tiempo de los bosques) que se presenta el 11 de enero a las 17:00 horas —entrada libre— en el Le Cinéma IFAL

Se trata de una reflexión sobre la destrucción de bosques primarios que son sustituidos por otros artificiales, poblados de una sola especie, con fines económicos.

"No se trata de un problema de deforestación, sino malforestación, como dice uno de mis personajes. La superficie del bosque en Europa ha crecido bastante en el siglo XX porque muchas tierras que no eran adecuadas para la agricultura fueron abandonadas y se convirtieron en bosque", explica en entrevista con MILENIO.

Cuando Drouet llegó a vivir a la región del Macizo Central creyó que la zona forestal era algo natural, pero conversando con gente local se dio cuenta de que esos bosques habían sido plantados recientemente.

"Es algo que no sólo pasa en Francia, sino a nivel mundial: en muchas regiones los bosques naturales se están convirtiendo en monocultivos " cuyo fin es generar más árboles para obtener grandes cantidades de madera para uso humano.

El fin de estos monocultivos es generar mayor número de árboles para obtener grandes cantidades de madera que después es transformada para uso humano.

En Francia, los bosques naturales se están convirtiendo en monocultivos. (Especial)

La revolución de las máquinas

Le temps des forêts habla sobre el impacto ecológico, pero también sobre la monopolización de la industria, la propiedad y los organismos genéticamente modificados.

"Ese tipo de plantaciones está valorizado como algo ecológico porque no hay deforestación pero arrancan bosques, contaminan lagos y luego plantan un monocultivo del que salen productos con un sello de manejo ecológico", explica Drouet.

Además del tema ecológico, el director francés muestra una mirada social en la que destaca la voz de quienes trabajan en el bosque. Actualmente la industria de la madera —cuenta— trabaja de forma automatizada, "ya nadie toca la madera, solo las máquinas".

"Cada secuencia de la película trata de introducir a una nueva dimensión del problema, pero hace énfasis en una mirada socioeconómica porque me interesaba mucho el punto de vista de las personas que trabajan en el bosque; muchos trabajadores empezaron a suicidarse porque han aprendido su trabajo con ciertos valores y ahora eso ya no vale nada; ahora lo único que importa es la función económica", concluye el director.

Más actividades
Después de la función gratuita, el directorFrançois-Xavier Drouet sostendrá una charla con los asistentes al Le Cinéma IFAL.

ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.