• Regístrate
Estás leyendo: Por qué el Día del Teatro se celebra el 27 de marzo
Comparte esta noticia

Por qué el Día del Teatro se celebra el 27 de marzo

Las figuras más notables de la dramaturgia mundial la han celebrado a través de los años, pero fue un mexicano quien dió la definición más bella del arte escénico.

Publicidad
Publicidad

En 1961, el Instituto Internacional de Teatro (ITI, por sus siglas en inglés) propuso la creación del Día Mundial del Teatro. A partir del año siguiente, cada 27 de marzo congrega a dramaturgos, actores, escenógrafos, músicos y demás integrantes de la comunidad teatral en una celebración internacional.

Uno de los eventos centrales de esta fiesta es el pronunciamiento del Mensaje Internacional del Día Mundial del Teatro, a cargo de una figura mundial que comparte sus reflexiones sobre el arte de la puesta en escena.

TE RECOMENDAMOS: La imposibilidad de ser Óscar Wilde

Jean Cocteau, novelista, poeta y dramaturgo francés, fue el encargado de pronunciar el primer Mensaje Internacional en 1962.

El mensaje se traduce as más de 50 lenguas y es leído frente a miles de espectadores antes de las presentaciones realizadas en los días posteriores a la celebración. En algunos países incluso se imprime y replica en medios de comunicación escritos y audiovisuales.

Entre los más de 50 discursos que se han pronunciado —por gente tan notable como Pablo Neruda, Arthur Miller, Isabelle Huppert, entre otros— destaca el que el dramaturgo mexicano Víctor Hugo Rascón Banda pronunció en 2006, dos años antes de morir:

El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.