La poesía, un pozo de fortaleza mental: Derek Walcott

En conferencia de prensa, el Nobel caribeño dijo que Paz "era un escritor muy amado por otros autores".
“Un escritor es una cámara que no se apaga nunca...”
“Un escritor es una cámara que no se apaga nunca...” (Octavio Hoyos)

México

Hace algunos meses, el poeta Derek Walcott sufrió una embolia, lo que lo obliga a viajar en silla de ruedas, pero también a advertir que hay momentos en los que debe pensar más sus palabras, pero ello no significa que esté senil y espera que no se le vea de esa manera.

"Si lo estuviera, mi publicista y mi editor no me publicarían ningún libro", aseguró el Premio Nobel de Literatura 1992, uno de los protagonistas del amplio programa de actividades por el centenario del nacimiento de Octavio Paz.

"Estoy consciente de mi edad, del deterioro que sufre el cuerpo, pero la poesía es un pozo de fortaleza mental, de poder... los poetas de 80 y 90 años alcanzan rango de sabios; si lo vemos de esa manera, por la edad y por el rango alcanzado Octavio Paz pasó de poeta a sabio."

Durante una conferencia de prensa, Walcott habló de algunos elementos que toma en cuenta en su creación, como la observación permanente de su entorno: cómo se ven, cómo hablan, cómo son las personas, para de ahí pasar a observar culturas enteras, ciudades, bajo el convencimiento de que un escritor "es una cámara que no se apaga nunca, que no se detiene, porque esa es su naturaleza: observar".

Acerca de la relación entre los intelectuales y el poder, el también dramaturgo aseguró que ello depende de la dimensión del país y del diseño de sus políticas; al provenir de un país insular muy pequeño, de una isla independiente, al mismo tiempo se genera una relación sumamente independiente del poder: "Un escritor inglés dijo que realmente lo que un poeta o un intelectual debe hacer es alertar."

Una mirada a su par

Si bien no fue cercano a Paz, coincidió con él en conferencias y encuentros internacionales, quizá lo suficiente para reconocer que el poeta mexicano dejó una huella muy profunda en el ámbito de la literatura, no solo en México.

"Estuve con él en varias actividades, por lo general en conferencias, donde coincidimos varias veces, y lo que pensaba hoy lo pensaba antes. Su apellido significa en inglés peace, en español, paz. Ahora ya él descansa en paz, y de cierta forma ya ha adquirido su nombre.

"La fisionomía de Paz fue de serenidad, de serenidad y paz. Su forma de ser era sumamente amable y gentil, y era un escritor muy amado por otros autores; no era pomposo, y quedaba esta impresión de gran calidez cuando charlabas con él", destacó el poeta caribeño durante la conferencia de prensa, donde se mostró complacido por el hecho de que nuestro país esté honrando "con tanto cariño" a Octavio Paz.

En el encuentro, Walcott destacó la riqueza de la lengua española, al reconocer que en su tono, su cuerpo y su presencia viene totalmente la musa del idioma: "El lenguaje hace la forma del poema".

"El surrealismo es una forma natural del español; una metáfora en español es algo que está arraigado al idioma en sí. A veces una metáfora en español, traducida al inglés, no refleja la intención, y viceversa. De todos modos, el español es un idioma con un enorme temperamento: el español es el idioma de las metáforas", aseguró el autor de poemarios como El viajero afortunado, La abundancia y Pleno verano: poesía selecta.