El poder de manipular de "La mano invisible"

La ex diputada local Beatriz Collado en el Club de la Lectura de Tampico.
Club de la lectura Tampico con presentación de la ex diputada Betty Collado.
Club de la lectura Tampico con presentación de la ex diputada Betty Collado. (José Luis Tapia)

Tampico

Los mercados de valores, los medios de comunicación y los sondeos se han convertido en los nuevos poderes del mundo. Capaces de levantar o arruinar un país, son la mano invisible que mueve las grandes decisiones por encima del gobierno.

Así lo señala Joaquín Estefanía en su libro "La Mano Invisible", publicado en 2006 y que fue analizado por la ex diputada federal Beatriz Collado en la reunión del Club del Libro en la Casa de la Cultura del mes de mayo.

El autor hizo un ejercicio sobre la genealogía del poder en la era de la globalización, y presentó una semblanza sobre los poderes fácticos, que han desplazado a los poderes tradicionales como la Iglesia, el Ejército y las Instituciones, dejando atrás, incluso, al autoritarismo gubernamental.

De acuerdo con Estefanía, los medios de comunicación muchas veces imponen la agenda del poder Ejecutivo, Legislativo o Judicial. "Su debilitada credibilidad es hoy un problema creciente, en un mundo donde la verdad mediática ha sustituido a la verdad auténtica", mencionó la expositora en el análisis de este libro.

En la obra se reflexiona sobre una publicación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) basada en un latino barómetro del año 2002, con opiniones de ciudadanos sobre los poderes fácticos y en donde fueron entrevistados de manera anónima 231 personalidades, incluyendo 41 presidentes y vicepresidentes.

Precisó que el 80 por ciento de los encuestados, destacó el poder acumulado del sector financiero, los medios de comunicación y hasta en algunos casos el narcotráfico, que en la última década constituye el principal grupo de poder que limita la posibilidad de decisión de los gobiernos.

Beatriz Collado recalcó que la mayoría de los entrevistados, se quejaba de la capacidad de generar opinión mediática, determinar temas de agenda pública e incidir sobre la imagen pública de los funcionarios, partidos políticos e instituciones.

Citó que una de las opiniones señalaba que los medios cumplen funciones que exceden el derecho de la información y actúan como supra poderes, pasando a tener un poder que excede al Ejecutivo y a los poderes legítimamente constituidos. Otros opinaron que han remplazado totalmente a los partidos políticos.

"Dice el autor que sí se cometen abusos de poder y muestran falta de escrúpulos aquellos medios de comunicación y periodistas, que miden su grado de poder por el número de carreras arruinadas al margen de lo mal o bien fundado de sus acusaciones, ¿cuántas veces los medios de comunicación no destruyen una imagen", mencionó la ex legisladora local.

"El condicionamiento impuesto por estos poderes fácticos a los regímenes democráticos, favorece la percepción de que se cuenta con gobiernos y partidos políticos que no pueden responder a las demandas de los ciudadanos. Hoy lo estamos viendo, los partidos más fuertes traen sus guerras internas y lo único que generan en los medios es desánimo".