El poder de la imagen, en la exposición de Oscar Muñoz

El artista colombiano presenta en MARCO una serie de fotografías de los últimos 30 años, en las cuales utiliza diferentes materiales, con el fin de que no estén quietas.

Monterrey

Las fotografías para el artista colombiano Oscar Muñoz, no están petrificadas, quietas, como todas las demás. Aquí las imágenes se disuelven en agua, aparecen con el vaho del aliento de una persona o el mismo sol las evapora.

Reconocido como uno de los artistas latinoamericano con mayor renombre en la actualidad, Oscar Muñoz ofrece una selección de su trabajo en los últimos 30 años dentro de la exposición que le ha organizado el Museo de Arte Contemporáneo (MARCO).

Utilizando diversos materiales –la serigrafía, el dibujo, el video, el polvo de carbón o el agua- Muñoz cuestiona en conceptos como la "memoria" o el "olvido" la persistencia de las imágenes.

En distintas piezas utiliza los retratos de obituarios, de personas desaparecidas, o incluso propias para intervenirlos y cuestionar su permanencia, tras el dicho de que una fotografía vuelve un instante en perpetuo.

"Cada vez más hay esa condición de que se recuerde nuestra imagen y es precisamente el problema de poder recordar. En general, la exposición tiene que ver con el instante y con el tiempo, es el hilo que está presente", reflexionó el artista colombiano.

Mientras Muñoz ultimaba los detalles de su exposición en MARCO, se dio tiempo para realizar dos piezas tomando en cuenta la situación social de Monterrey.

Quizá la principal es "Ambulatorio", una instalación fotográfica encapsulada en vidrio de seguridad templado y estallado, que se ubicó en todo el piso de una de las salas.

La pieza es un mapa ampliado de Monterrey, donde está sobrepuesto un vidrio fracturado que recuerda a todos aquellos cristales que vemos en las banquetas de la ciudad después de que se ha dado un "cristalazo" a un auto.

Esta misma pieza se realizó anteriormente tomando como referencia a la ciudad Cali, con la cual el artista encontró cierto parecido con Monterrey.

"Sé que han tenido una relación muy difícil. Cuando venía el taxista que tomé en el aeropuerto me empezó a contar sobre el miedo de la ciudad, que la gente se recogía muy temprano y es muy cercano a lo que se vivió en Cali", expuso.

La exposición de Oscar Muñoz consta de 29 piezas, y estará abierta al público a partir del viernes 28 de febrero hasta junio del presente año.

Un problema a largo plazo

Si bien indicó no conocer a fondo la situación que vive Monterrey en materia de violencia, así como la relación que tiene México con los asesores en materia de seguridad que han venido de Colombia, el artista Oscar Muñoz señaló que revertir una situación de violencia "tomará tiempo".

"Creo que la solución al problema está en otros puntos, donde no se ha podido poner el énfasis y que necesita mucho tiempo para reconstruir ese tejido social desbaratado, siendo que en Colombia lleva muchos años", expuso.

Indicó que además de la "memoria" lo que más afecta en este tipo de situaciones de violencia es el recurso del "olvido".

"Hay gente que está preocupada por ese tema pero hay gente que necesita del olvido. Es una cosa que lleva tantos años que necesitará de muchos años para olvidarse, es como un pasado que no termina de pasar".