Por el arte podemos tener un mundo mejor: Orozco

Premian a la fundadora del Ballet Teatro del Espacio, a Enrique Ruelas y al Teatro Universitario de la Universidad de Guanajuato.
Gladiola Orozco, cofundadora y codirectora del Ballet Teatro del Espacio, asegura que a través del podemos tener un mundo mejor.
Gladiola Orozco, cofundadora y codirectora del Ballet Teatro del Espacio, asegura que a través del podemos tener un mundo mejor. (Xavier Quirarte)

Guanajuato

Sepultada entre grabadoras y cámaras, que no querían perder ninguna de sus palabras o gestos, Gladiola Orozco, cofundadora y codirectora del Ballet Teatro del Espacio (BTE), referente de la danza contemporánea en México, habló con claridad: “A través del arte podremos tener un mundo mejor. Para mí es fundamental seguir luchando por eso, por una paz, por un amor en todo el mundo. Yo seguiré bailando por el resto de mi vida…”.

La bailarina y coreógrafa recibió la Presea Festival Internacional Cervantino (FIC) 2013 durante la ceremonia de inauguración del encuentro cultural, realizada ayer en el Teatro Juárez de Guanajuato. Jorge Volpi, director del FIC, indicó que la presea se entregaba a “alguien que no solo se ha destacado por su trabajo y por su labor a favor de la danza, sino también por su permanente compromiso social: la maestra Gladiola Orozco”.

El funcionario anunció dos preseas adicionales: la primera, póstuma, al maestro Enrique Ruelas, fundador de los Entremeses Cervantinos, y la otra, al Teatro Universitario de la Universidad de Guanajuato, “por su complicidad en la labor emprendida por el maestro Ruelas”. Los entremeses, dijo, “dieron origen al FIC y su ejemplo debe seguir inspirando la labor de este festival. Justamente Ruelas creía que podía hacerse teatro, arte y cultura con la sociedad de Guanajuato, que eso iba a transformar drásticamente a esta ciudad y a este estado y, a fin de cuentas, a todo México. Es importante recordar, 60 años después, que lo logró”.

El premio al Teatro Universitario fue otorgado a Eugenio Trueba, quien ha dado continuidad a la tradición de los entremeses. El director, agregó Volpi, “consiguió sacar el arte escénico de los foros cerrados para llevarlo al público y para hacerlo con los ciudadanos. En el marco del eje temático del arte y la libertad del FIC, queremos celebrar a estos tres grandes creadores y a las instituciones que contribuyeron a crear”.

Contra la pasividad

Al terminar la ceremonia, Gladiola Orozco habló con la prensa y recordó a Michel Descombey, quien junto con ella fundó y dirigió el BTE. Le dedicó el premio, pero también “a los compañeros y amigos que se unieron a esta causa, a esta lucha y a mi pasión”. Calificó como “maravillosa esta vida de hacer, de crear. Descombey fue una persona generosísima: promotor, ayudante, talentoso artista, iluminador… Más bien, ¡qué no hizo por México hasta el último día de su vida! El premio es para mí, pero para todos los que han compartido conmigo este largo andar”.

Al preguntarle sobre los recientes recortes presupuestales a la cultura, Orozco comentó que cuando ella empezó “no había recortes, no había dinero, punto. Ahora se cuenta con Conaculta, Fonca y todas estas instituciones. Es un logro de esta lucha que empezó con una mano detrás y otra delante, pero con mucha pasión. No había quejas, nada más que trabajar, luchar, a veces con dificultades, pero siempre con pasión. Habrá recortes, pero sabremos defender para que no se den y sabremos ir adelante a como dé lugar. El mundo tiene que moverse. Con la pasividad nunca se llega a nada. Mijaíl Bakunin dijo: solamente viendo lo imposible y trabajando con lo imposible, se hace lo posible”.

Sentido social

Durante la ceremonia de inauguración del FIC, María Cristina García Cepeda, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, destacó el “marcado sentido social que se le ha dado a este festival: un Cervantino para todos, al sumar sus presentaciones en teatros, templos y museos, y un amplio programa de actividades en plazas y parques, en calles y foros no habituales, como escuelas, cárceles y asilos, entre otros espacios. El FIC ofrece a sectores más amplios de la población la oportunidad de relacionarse con lo mejor de las manifestaciones artísticas contemporáneas”.

Jorge Volpi refrendó su propósito de contar con un festival “que ayude a la formación de nuevos públicos. De ahí que intente rendir homenaje a aquellos artistas, de los siglos XX y XXI, nacionales y extranjeros, que de una manera u otra se han enfrentado o han respondido a situaciones sociales adversas: a la violencia, a la discriminación, a la injusticia, a la barbarie. Pero tampoco deja de ser un llamado a todos esos ciudadanos que en nuestro país siguen viviendo en condiciones de inequidad o sufriendo la violencia. Si el festival busca llegar a esos otros públicos es porque necesitan del arte, probablemente más que nadie, como inspiración y como vehículo de transformación individual y colectiva”.