• Regístrate
Estás leyendo: Plácido Domingo enamoró a Sonora
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 03:45 Hoy

Plácido Domingo enamoró a Sonora

El cantante se presentó con la Orquesta Filarmónica de Sonora en el estadio de bésibol de aquel estado en un concierto de apoyo a las comunidades indígenas y migrantes.

Publicidad
Publicidad

La noche del martes, el Estadio de Sonora fue envuelto por un calor que confortó a sus espectadores en los minutos previos al concierto de ópera. Montado en un campo de béisbol, el escenario que recibió a Plácido Domingo y a la Orquesta Filarmónica de Sonora (OFS) estaba listo tras dos días de trabajo.

TE RECOMENDAMOS:

En el concierto Plácido Domingo canta a Sonora, también se presentaron Placido Domingo Jr., la soprano Ana María Martínez, Arturo Chacón Cruz, el director de orquesta Jordi Bernácer y el maestro David Hernández Bretón.

Aunque el recinto no se llenó en su totalidad, los asistentes estuvieron muy entusiasmados por tener a uno de los cantantes más importantes del mundo, cuya fama proviene de escenarios como la Ópera Metropolitana de Nueva York y el Covent Garden de Londres.

Luces sintéticas de color blanco se sostenían sobre los espectadores mientras otras moradas se cernían sobre el escenario. Violines y flautas iniciaron el concierto, en el que fueron interpretadas zarzuelas, género con el que Plácido Domingo comenzó a forjar su reputación: Nemico della patria, Cielo e mar, Danza del fuego, Amor de mi vida, De este apacible rincón de Madrid, además de Te quiero dijiste y Júrame, ambas de María Grever.

Que el concierto fuera realziado al aire libre hizo que la ópera adquiriera cierto tono informal por el rumor bajo pero constante de un público inquieto y poco acostumbrado a este género musical.

Las pantallas que retransmitieron el concierto dejaron ver, especialmente durante la interpretación de Qual fiamma... Stridono lassú, de Ana María Martínez, una cantidad considerable de insectos que asistieron también a la muestra operística, con lo que colaboraron a crear el ambiente con el sonido de su revoloteo. “Con sus alas al viento desafían la tempestad”, cantó Martínez con ingenua certeza.

Las reacciones que provocaron Plácido Domingo y la OFS con sus cambiantes tonos se expresaron en sonoros aplausos que no esperaban a que la pieza terminara. Hubo fumadores que se apartaron de las gradas y que, parados a un costado del escenario, sin poder ver a los intérpretes, escuchaban mirando al cielo despejado.

Uno de los meseros callaba, serio e irónico, a uno de sus compañeros con un “Sshhh, estamos escuchando a Plácido Domingo, viejo”, justo antes de que padre e hijo se abrazaran felices por su interpretación de De este apacible rincón de Madrid.

El concierto parecía llegar a su fin después de que Plácido cantara Júrame. Sin embargo, para sorpresa de los asistentes, una serie de canciones fuera del programa fueron interpretadas por los tres cantantes. Así, entonaron desde Bésame mucho, hasta Las mañanitas, pasando por Se me olvido otra vez, de Juan Gabriel. Todas las piezas fueron acompañadas con mariachi, lo que provocó la intensa emoción de los asistentes.

Con 74 años recientemente cumplidos, Plácido Domingo volvió a mostrar su capacidad para asombrar y congregar a la gente en torno a la música clásica. Junto con Chacón exhibió las posibilidades que se abren al adaptar clásicos populares a la música de cámara. Así contribuyeron a un proyecto de apoyo a las comunidades indígenas y migrantes.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.