La pintura rupestre tiene sitios clave en Guanajuato

Abarcan desde la época prehispánica hasta los primeros años del siglo XIX.
Los grafismos revelan los diferentes momentos en que fueron realizados.
Los grafismos revelan los diferentes momentos en que fueron realizados. (INAH)

México

En el nororiente del estado de Guanajuato se ha encontrado una gran cantidad de sitios arqueológicos con pintura rupestre, cuyos motivos revelan una larga tradición pictórica, de gran riqueza y variedad, que abarca desde la época prehispánica hasta los primeros años del siglo XIX.

Con el proyecto Arte rupestre en la cuenca del río Victoria, iniciado en 2004, los arqueólogos Carlos Viramontes Anzures y Luz María Flores Morales, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), han localizado, registrado e investigado más de 50 sitios en esta región en la última década, que les han permitido indagar en el complejo sistema de vida y pensamiento de sus pobladores hasta la llegada de los españoles.

Desde épocas ancestrales, la región fue asiento y refugio de cazadores-recolectores; estas sociedades dejaron plasmados diversos motivos pictóricos en cuevas, abrigos y frentes rocosos de alrededor de 56 sitios que se han registrado hasta el momento, número que se incrementa conforme avanza la investigación.

Dichos grafismos revelan los diferentes momentos en que fueron elaborados. Los del periodo prehispánico presentan escenas de cacería, danzas, improntas de manos y elementos zoomorfos y fitomorfos; sobresale la significativa y recurrente representación de la figura humana en diferentes tamaños, desde miniaturas de entre 2 y 5 cm hasta otras de casi un metro de altura. También abundan los motivos de la época virreinal que muestran símbolos religiosos, como cruces y altares, aunque en ambos resalta el paisaje en que está inmerso cada sitio.

Este legado varía en cantidad según el sitio: algunos tienen apenas un puñado de imágenes; otros se componen por varios centenares, lo cual indicaría una jerarquización de lugares.

La población de Victoria, antiguamente conocida como San Juan Bautista Xichú (o Xichú de Indios), se localiza en el centro de un pequeño y fértil valle cruzado por el cauce de un río que está seco la mayor parte del año. Aunque la fundación de Victoria se remonta a 1580, el valle y la región circundante estuvieron habitados desde tiempos remotos por diversos grupos de cazadores-recolectores y agricultores.