• Regístrate
Estás leyendo: “Pinto por instinto”: Marlinde
Comparte esta noticia

“Pinto por instinto”: Marlinde

La artista de 94 años de edad exhibe hoy 40 de las piezas que ha producido el último año en Casa Borell.

Publicidad
Publicidad

Casa Borell alberga hoy una exposición con obra de Marlinde Von Ruhs-Jalibert. Se trata de cerca de 40 piezas que la pintora ha realizado en el último año."Sí pinto diario, por las mañanas: Flores, pájaros... hay un colibrí que viene y me visita, cuando pinto está, la otra ocasión comencé a pintarlo", comentó la destacada artista de 94 años.

"Ya casi no veo, pinto por instinto...eso es algo que me preocupa mucho, uno se va haciendo viejo y comienza fallar en cosas, no es como antes", dijo la artista, con cierto aire de nostalgia, quien siendo joven recorrió en su jaguar varios países de Europa: "Casi no había esos carros, creo que en Europa en ese tiempo apenas si había cuatro, muy bonito, todo, era joven y bonita", recordó.

Óleos sobre tela, acrílicos, esta última producción de Marlinde cuenta con su toque abstracto característico, lleno de colorido.

Nacida en Salzburgo, Austria,ha residido en varias ciudades de Europa, Estados Unidos y México. Desde 1961 ha expuesto en ciudades como San Francisco, Ciudad de México, Berlín, Cannes, Hannover, Figueras, Guadalajara, Guanajuato, Torreón, Puerto Vallarta y Zacatecas. Muchas de sus obras se encuentran con coleccionistas en Francia, Estados Unidos, España, Alemania, Costa Rica, Hungría y México.

La inspiración, señaló Marlinde, puede surgir de muchas cosas: "De la música, me gusta mucho escuchar música, también de la danza, yo me recuerdo, mi amiga era la esposa del director del Ballet Ruso Bolshoi. Me gustaba vivir en Europa porque la gente tenía una vida interesante".

En algunos escritos elaborados por ella misma rememora: "Mi vida transcurre en el arte desde el Kindergarten, los primeros años, corriendo de un lado a otro para prepararme en mis estudios debido a la Segunda Guerra Mundial, viaje de Salzburgo, Austria, a Dusseldorf, Alemania, a estudiar allá, motivada por mi madre.

“Después de la muerte de mi padre, fui obligada a regresar a Austria, debido a los bombardeos, ya que los aviones ametrallaban la ciudad, de ahí me regresé a Viena, Austria, a la Academy of Fine Arts, hasta que alentada por mi mamá y gracias a los aliados viajé hacia América, a California, a la Universidad de Berkeley, en donde no me gustó el ambiente de los Flower Children y decidí mudarme a New York, en donde di clases de Fashion Design, y pasé dos años ahí visitando todos los museos de la ciudad, admirando y estudiando las obras de arte.

“Después regresé con mi familia a Europa, ahí con mi perro setter irlandés, viví de nuevo en Salzburgo durante 6 años, que fue donde tuve la oportunidad de estudiar con el gran maestro austriaco Oskar Kokoschka, en la Shule des Sehens”.

Luego de ese periodo, Marlinde recuerda que regresó a Estados Unidos y se instaló en Carmel, California, y de ahí unos amigos la invitaron a vivir en Guadalajara. “Me enamoro de México, en la Hacienda de Buenavista conozco a Lenin Molina, quien me invita a participar en los eventos de Arte en la Olimpiada de México 68, donde colaboro con Iker Larrauri en la presentación de algunas salas del Museo de Antropología e Historia en la Ciudad de México”.

Tras este primer viaje va a Figueras y se casa con Gérard Jalibert, viven en Francia un tiempo y luego de nuevo Mendocino, California, y regresan a Guadalajara. Desde 1994 vive en la Perla Tapatía. Tras quedar viuda, Antonio Varela ha fungido como un hijo para ella. “Antonio me cuida y en ocasiones me dice lo que no está bien que haga, lo quiero mucho. A veces me siento un poco sola y creo que eso hace que siga pintando, comienzo a pintar y ya no me acuerdo que estoy sola, me acuerdo de cosas que viví hace mucho tiempo como si las haya vivido ayer”.

La pintora recibió un homenaje con una muestra en La Giroleta del Palacio de Gobierno del Estado.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.