• Regístrate
Estás leyendo: Picasso y Rivera en Veracruz
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 21:43 Hoy

Picasso y Rivera en Veracruz

La exposición, recién inaugurada, es totalmente distinta de la presentada con gran éxito en el Palacio de Bellas Artes.

Publicidad
Publicidad

Una nueva mirada sobre el encuentro entre Diego Rivera (Guanajuato, 1886, Ciudad de México, 1957), y Pablo Picasso (España, 1884, Francia, 1973), que se registró en Europa hace un siglo, es la que ofrece la exposición Picasso, la estela infinita, que estará en diálogo con las obras de la colección del muralista mexicano, en el Museo de Arte del Estado, en la ciudad de Orizaba, Veracruz.

La exposición, inaugurada el pasado miércoles, es totalmente distinta a la que se presentó con gran éxito en el Palacio de Bellas Artes —Rivera y Picasso, conversaciones a través del tiempo que fue visitada en 82 días por más de 243 mil personas—, ya que está conformada por 26 aguatintas del artista malagueño más importante del siglo XX, con el tema de la tauromaquia y por 31 cuadros de la colección de Diego Rivera perteneciente al estado de Veracruz, dice a MILENIO Enrique Márquez, director del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC).

Detalla que esta muestra está enriquecida con 23 piezas de nueve artistas españoles contemporáneos a Picasso: Eugenio Merino, Kepa Garraza, Pierre D’Argyll, Manolo Valdés, Alberto Corazón, Miquel Navarro, Juan Garaizábal y Bernardí Roig, que reflexionan sobre la obra del gran genio.

La exposición Picasso, la estela infinita viene de presentarse en Puebla, y el acervo de Rivera de haberse exhibido en diversas sedes nacionales e internacionales tanto de Japón como de Italia.

Picasso realizó estas aguatintas que ahora se presentan en Orizaba en la década de los 20 del siglo pasado, con la encomienda de ilustrar el libro Tauromaquia o El arte de torear, de José Delgado.

Para arrancar un gesto de admiración de los visitantes, la muestra de Picasso inicia con una figura que representa tal cual, al propio artista, ya durante su vejez, solo que recostado, descansando y con los ojos cerrados.

NUEVAMENTE JUNTOS

Para entablar este diálogo artístico en Orizaba, Veracruz, entre Picasso y Rivera, se despliega la colección de Rivera, con el título Diego Rivera, artista universal, integrada por 31 de las 37 que conforman este acervo, reúne obras realizadas de 1904 a 1956, justo un año antes de la muerte del artista mexicano.

Dentro de las obras destacan, a decir del director del IVEC: los cuadros que realizó en la Unión Soviética en el último año de su vida; además de un paisaje sobre El pico de Orizaba de 1906, que pintó Rivera cuando era muy joven, y por supuesto La mujer con girasoles, que simboliza la tierra y la fertilidad.

“Las seis obras que faltan están en exhibición en recintos de Italia y de México, como el Museo Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo”, aclara el director del IVEC.

De acuerdo con los acervos de la institución, la colección Diego Rivera está considerada como una de las más importantes del muralista mexicano fuera de la Ciudad de México, debido a que muestra un itinerario de 52 años de trayectoria del pintor, donde se refleja su destreza en técnicas pictóricas como óleo, temple, acuarela, pastel, collage, dibujo a lápiz, carbón y tinta.

Es un itinerario visual por diversos estilos reunidos en la muestra, que van del naturalismo, al cubismo, de las escuelas europeas a las propuestas nacionalistas e indigenista, las cuales desembocaron en la escuela mexicana muralista por todos conocida. La colección incluye paisajes, dibujos, naturalezas muertas, retratos, desnudos y escenas costumbristas.

La colección Diego Rivera pertenece al gobierno del Estado de Veracruz desde 1983, luego de una ardua labor para conformarla. El gobierno veracruzano se dispuso a reunir la obra del esposo de Frida Kahlo, luego de que recibiera una beca por parte del gobernador Antonio Dehesa para estudiar en Europa, donde finalmente conoció a Pablo Picasso.

El Museo de Arte del Estado de Veracruz en Orizaba se localiza en un edificio de la segunda mitad del siglo XVIII, que fue ocupado por un grupo de sacerdotes vecinos entonces de la villa de Orizaba, reunidos con el propósito de erigir el Oratorio de San Felipe Neri.

La exposición Picasso, la estela infinita, que tuvo un costo de 2.1 millones de pesos y la cual dialoga con la de Diego Rivera, artista universal, permanecerá abierta al público hasta el 23 de septiembre de 2018.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.