• Regístrate
Estás leyendo: Philip Glass hará música con indígenas wixáricas
Comparte esta noticia

Philip Glass hará música con indígenas wixáricas

En un concierto denominado ‘El espíritu de la Tierra’, compartirá el escenario con Daniel Medina de la Rosa y Erasmo Medina Medina.

Publicidad
Publicidad

En un ambiente de intimidad, Philip Glass compartirá El espíritu de la Tierra con músicos wixáricas los días 2 y 5 de diciembre. En sus presentaciones en el Auditorio Divino Narciso de la Universidad del Claustro de Sor Juana, estará acompañado por Daniel Medina de la Rosa y Erasmo Medina Medina.

En 2012, antes de su presentación con músicos indígenas en Real de Catorce, entre los que estaba Medina de la Rosa, Glass dijo en conferencia de prensa que, “con frecuencia, decimos que la música es el lenguaje universal. No hay duda que es cierto. Sin embargo, la forma como los músicos se acercan a la música es muy diferente. Usualmente mi método es éste, ya sea con músicos de China, de África o Real de Catorce: les pido que toquen música y yo escucho”.

A partir de esa escucha paciente, Glass ha concertado El espíritu de la Tierra, propuesta que ha sido posible gracias a la colaboración del investigador Víctor Sánchez y la promotora Orly Beigel, amigos cercanos del músico. La idea, dice Sánchez en entrevista, “es que el público que está acostumbrado a escuchar la música más excelsa pueda escuchar ahora la música indígena profunda por primera vez en un foro de relevancia”.

El autor de libros como Las enseñanzas de don Carlos y Toltecas del nuevo milenio comenta que cuando “Philip Glass toca con los músicos wixáricas ocurre algo muy particular que yo no hubiera podido anticipar. Cuando ellos hacen su música se produce un fenómeno en el contexto de sus ceremonias y celebraciones, pero cuando Philip toca con ellos se produce otro fenómeno”.

En un principio el músico estadunidense quería hacer un homenaje a la música indígena, quería acompañarlos con el piano, explica Víctor Sánchez. “Conforme fueron tocando juntos la música se fue transformando. Para mí lo más extraordinario es que al escuchar estas piezas —que pueden durar media hora—, Daniel interpreta lo que canta para la naturaleza y sus deidades durante las peregrinaciones. En este caso, el nivel de escucha que se percibe en la audiencia es asombroso. Cuando uno alcanza un estado de atención amplio la música se abre y viajas con ella de una manera increíble”.

Cuando los tres tocan juntos, agrega el investigador, “se abre un espacio para que esta música del México profundo indígena pueda, de pronto, ser escuchada por una persona que no ha estado en esas comunidades y que puede tocar a niveles profundos. Eso me parece maravilloso”.

¿Cómo han sido los encuentros entre los músicos?

Hay universos culturales que, en cierto modo, podrían parecer sumamente lejanos, pero cuando entran al terreno de la música hablan un idioma común. Se hacen gestos y señas, se comunican. Me asombra mucho verlos hacer música juntos.

¿Cómo perciben el piano de Glass?

La primera vez que le pregunté a Daniel qué le había parecido su piano, me respondió: “Toca bien” —risas—. Pero es que Daniel, quien toca el violín wixárica y canta, es sumamente introvertido y sus respuestas son muy cortas. Uno espera una respuesta más amplia y él responde con pocas palabras. Por ejemplo, cuando grabamos le pregunto si la toma salió bien o quiere cambiarle algo, responde: “Está bien”.

¿Cómo es su canto?

Puede empezar cantando con mucha suavidad, pero conforme se mete mucho más en la música su voz crece de manera increíble. Entonces te das cuenta que hace algo profundo. Cuando le pregunto al respecto responde: “Lo estoy soñando”. Para él, hacer música es soñar música”.

La promotora Orly Beigel comenta que además de estos dos conciertos, el trío grabará un disco. Cabe mencionar que en 2013 Glass grabó Concert of the Sixth Sun con Daniel Medina de la Rosa y Roberto Carrillo Cocio.

Los conciertos de diciembre, advierte, son un adelanto a la celebración que el Instituto Nacional de Bellas Artes realizará por los 80 años de Glass. Aunque los cumplió el 31 de enero, las celebraciones seguirán en 2018.

Los días 11 y 13 de mayo, la Orquesta Sinfónica Nacional tocará por primera vez en México la Sinfonía Tolteca. El 12 de mayo se llevará a cabo lo que Beigel denomina “una gran celebración” que, a su debido tiempo, será anunciada, pero promete ser una gran sorpresa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.