Rotem Sivan presenta su disco 'A New Dance'

Lo acompañan Alfonso López Valdés en el contrabajo y Hernán Hetch en la batería.
Se siente ligado “a la tradición del jazz”.
Se siente ligado “a la tradición del jazz”. (Especial)

México

Peter Bernstein, destacado guitarrista de la escena del jazz neoyorquino, ha dicho que Rotem Sivan "es, sin duda, el próximo guitarrista de nuestro tiempo". Por su parte, el crítico de The New York Times Ben Ratliff escribió que Sivan "alcanza una especie de lenguaje privado, lo que hace que hace que escuches con mayor atención".

El guitarrista está en México para presentar en concierto su disco más reciente, A New Dance, en una gira que inició el 4 de septiembre en el club Jazzatlán en Puebla. Acompañado por Alfonso López Valdés en el contrabajo y Hernán Hetch en la batería, hoy tocará en Villahermosa, Tabasco y, del 9 al 12 de septiembre, se presentará en Querétaro, Morelia, Aguascalientes y el Zinco Jazz Club en la Ciudad de México, respectivamente.

Las notas de su disco más reciente, A New Dance, son del crítico e historiador Bill Milkowski, autor de libros como Jaco: The Extraordinary Tragic Life of Jaco Pastorius y Rockers, Jazzbos, Visionaries. En un artículo para la revista Downbeat, Milkowski escribió que "el talentoso guitarrista combina energía, ideas y habilidades".

Grandes elogios, pero las mejores credenciales del guitarrista nacido en Jerusalén, están en su instrumento. Sivan forma parte de la oleada de músicos de su país que han causado sensación en el jazz de Nueva York y en varios países, especialmente los hermanos Cohen: Anat, saxofonista y clarinetista; Yuvat, saxofonista, y Avishai, trompetista (también hay otro contrabajista con el mismo nombre).

Desde que escuchó los primeros discos de jazz de guitarristas como Christian Escudé, Wes Montgomery y Pat Metheny, Rotem advirtió que estaba ante "un mundo de sonido del que quería formar parte", responde en entrevista. Estudió composición en la Universidad de Tel Aviv y luego viajó a Nueva York para ingresar a la Nueva Escuela de Jazz y Música Contemporánea y, así, cumplir su sueño.

El guitarrista se sumergió en el ambiente jazzístico de Nueva York, donde tocó con músicos como Peter Bernstein, Ari Hoenig, Ben Street y Ferenc Nemeth, para luego formar su trío. La experiencia le hizo entender que "la música es un lenguaje y convivir con gente que habla ese lenguaje con gran profundidad me hizo aprender muchas cosas".

Aunque dice que es difícil describir su estilo, afirma que se siente ligado "a la tradición del jazz", pero busca una propuesta propia. "Recuerdo que cuando vine a vivir a Nueva York pensaba que nunca tocaría algo que no tuviera swing –dice entre risas–. Toqué así durante algún tiempo, pero ahora soy un músico más abierto. Mi música tiene el influjo del jazz tradicional, pero va hacia diferentes lugares y espero que esté evolucionando."

En ello tiene que ver también su herencia cultural. Israel, indica, "es una mezcla de muchas culturas. Si hablamos de la música de Israel, vemos que, por ejemplo, tiene una gran influencia de la música rusa. Nuestra música es una gran mezcla y definitivamente diría que tiene que ver con lo que hago ahora".

Para Sivan ha sido muy inspirador que varios músicos que antes había visto en Israel sean ahora muy exitosos. "Te das cuenta que es posible establecerse en la escena del jazz. Es difícil, pero las metas son alcanzables. Uno se pregunta cómo es que hay tantos músicos de Israel y hay muchas respuestas, pero tal vez es porque nos costó mucho llegar y, cuando llegamos, es porque realmente queríamos lograrlo".