El peso ideal no es cosa de moda, sino de salud

Conocer nuestro cuerpo nos permite saber cómo mantenerlo de la mejor manera sin atender a prejuicios estéticos ni ponernos en riesgo.
Peso ideal
(Shutterstock)

Alcanzar el peso ideal es una obsesión para muchas personas que, si bien en muchas ocasiones está delimitado por patrones estéticos, está científicamente establecido y hay formas de medirlo y alcanzado en beneficio de la salud.

Beatriz Cuyas, nutrióloga certificada, explica que el peso ideal no es un valor, sino un rango de entre cinco o seis kilos para que se pueda considerar un peso saludable.

El Índice de Masa Corporal (IMC) tiene que ser entre 18.5 y 24.99. Varía de persona a persona e incluso con la edad, por la composición corporal. Dos personas que midan y pesen lo mismo pueden tener una distinta composición, es decir, una tener más músculo y otra más grasa, señaló.

Para alcanzar el peso ideal, lo primero que se necesita es saber cuál es el rango de IMC que nos corresponde de acuerdo a nuestro peso y estatura. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con una calculadora del IMC en el que se ingresan datos como edad, sexo, peso y estatura y se obtiene el resultado (puedes consultarlo en http://goo.gl/iUT3is).

Por su parte, la Secretaría de Salud, como parte de su campaña Chécate, Mídete, Muévete, señala que también se puede calcular el peso ideal de acuerdo con la complexión, que se refiere a qué tan gruesa o delgada es la estructura ósea de la persona, y establece un valor que se multiplica por la estatura al cuadrado. Los valores para hombres son de 20 para la complexión pequeña, 23 para la mediana y 25 para la grande. Para las mujeres, es 19, 21.5 y 24, respectivamente. Así, ejemplifica, una mujer de complexión grande que mide 1.62 metros tiene un peso ideal de 62.8 kg (más información en http://goo.gl/Qb5zus).

Sin embargo, es importante señalar que estos rangos deben ser consultados con un especialista que establezca un plan personalizado para alcanzar el peso ideal, ya sea que se esté por arriba o por debajo.

"Hay aliados para mantenernos en un peso saludable. El primero es lo que comemos, no solo los alimentos que escogemos, sino que son muy importantes las porciones; hay muchos estudios que muestran que han ido en aumento desde la década de los 70, incluso se han triplicado", explicó Cuyas.

"En segundo lugar hay que movernos; existe un problema enorme de sedentarismo y falta de actividad física. Si comemos adecuadamente y nos movemos, podemos alcanzar un balance de energía. Y no hablo solo de ejercicio, sino de la actividad diaria, movernos de manera constante", añadió.

A este respecto, la asociación Mexicanos Activos señala que en México solo una de cada 10 personas llega sana a la edad adulta. El organismo señala que cambiar el estilo de vida y que se incluya la actividad física es fundamental para lograr los objetivos de manera saludable.

Actívate

La OMS y Queremos Mexicanos Activos destacan la importancia de una adecuada actividad física

Beneficios

- Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas

- Mejora la salud ósea y funcional

- Es un determinante clave del gasto energético y, por tanto, fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.

Primeros pasos

- Empieza por dejar el carro y tomar transporte público. Bájate del metro o autobús dos estaciones antes de llegar a tu destino y camina.

- Sube por las escaleras y no por el elevador, por lo menos un par de pisos.

- Antes de iniciar cualquier rutina de ejercicio es importante realizarte un chequeo médico.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

* * *


ENTREVISTA
Beatriz Cuyas
Nutrióloga certificada
@alimetria

CONOCE TU IMC Y ÚSALO A TU FAVOR

Conocer y entender cuál es nuestro peso ideal es el primer paso para alcanzarlo. Acercarse a los profesionales es clave para logarlo de manera saludable, asegura Beatriz Cuyas, nutrióloga certificada.

¿Qué es el Índice de Masa Corporal y cómo se mide?

Es la relación entre la estatura y el peso. La fórmula para obtenerla es tu peso entre tu estatura al cuadrado medida en metros. La normalidad es que este resultado se sitúe en un rango de 18.5 a 24.99. Por debajo de esto se considera que tienes bajo peso, y por arriba es sobrepeso. Algunas personas, como los atletas de alto rendimiento, por ejemplo, suelen tener IMC más elevado, por la cantidad de músculo que tienen, pero para la población en general es una buena medida.

¿El índice aplica independientemente de la complexión de la persona?

Precisamente por eso es un rango que está estadísticamente medido. En este rango caben la mayoría de las personas, independientemente de su composición corporal, hablando de normalidad, no de una persona con mucha grasa, porque se va a pasar del rango saludable.

En términos de salud, ¿es peor estar por debajo o por encima de este rango?

Ambas cosas representan problemas con distintas consecuencias. Se habla más de sobrepeso y obesidad, pero existe y está creciendo un problema de bajo peso, sobre todo en adolescentes que buscan la extrema delgadez por patrones de belleza. Estas personas tienen muchas carencias, como huesos débiles, anemia, poca energía, les faltan vitaminas, poca masa muscular, y por el contrario, la gente con sobrepeso tiene menos movilidad, mayores riesgos cardiovasculares y de diabetes, por ejemplo.

Si tenemos sobrepeso u obesidad, ¿se debe empezar por hacer ejercicio?

Mi recomendación es empezar a la par con el plan de alimentación, si comes menos y gastas más energía se verá el efecto más rápido. Los cambios en el estilo de vida en general dan mejores resultados. Es más fácil tener hábitos saludables cuando van en “paquete”. No recomiendo a alguien con sobrepeso importante ponerse a correr, porque su cuerpo lo va a resentir, pero sí puede empezar a caminar, y cuando esto ya no represente un reto físico, puedes hacerlo de manera más rápida.

¿Cuál es la mejor forma de lograr la meta de mantener el peso ideal?

Hay que acudir a un especialista en nutrición. En ocasiones se recomienda una intervención multidisciplinaria, porque hay personas que han hecho una gran cantidad de dietas y no logran bajar de peso, y en ocasiones un reforzamiento sicológico ayuda a romper las barreras. Es muy importante reconocer que muchos planes no resultan porque se basan en la restricción total de algunos alimentos, que en ocasiones evocan a la infancia o la familia. La comida tiene un factor de placer y socialización que tienen que tomarse en cuenta para un plan de alimentación personalizado.