• Regístrate
Estás leyendo: Perspectivas en el Cervantino
Comparte esta noticia

Perspectivas en el Cervantino

Danza


Publicidad
Publicidad

El pasado 11 de octubre arrancó el Festival Internacional Cervantino, cuya programación dancística va del Ballet Folclórico del Estado de México al Ballet Nacional de Marsella, pues el Estado de México y Francia son los invitados especiales a la celebración de este año.

Los ejes temáticos del Festival son el concepto de revolución y la conmemoración centenaria de dos hechos históricos: la Revolución rusa y la promulgación de la Constitución Política Mexicana.

Para las sesiones inaugurales, el Ballet Folclórico del Estado de México presentó en la Alhóndiga de Granaditas una serie coreográfica en la que expuso la variedad pluricultural y étnica del estado: Corazón mexiquense, las cinco etnias.

Pixel, del coreógrafo francés Mourad Merzouki, fue recibida con opiniones encontradas respecto del resultado. Se trata de una estilización del hip–hop para ejecutarse en espacios convencionales y adicionar imágenes en tercera dimensión para proponer un diálogo entre los cuerpos y lo proyectado. Hubo quienes encontraron momentos muy bien logrados, principalmente en lo que se refiere a lo visual, pero también podemos cuestionar la autenticidad del lenguaje urbano del hip–hop al someterse a la rigurosidad técnica que en múltiples momentos le despoja de su esencia, ligada profundamente a la cultura urbana y al resto de sus expresiones.

Para el 22 y 23 de octubre, el Ballet Nacional de Marsella presenta en la Cancha de Cristal la coreografía ROCCO, inspirada en la película de Luchino Visconti y que indaga en el amor fraternal cuya naturaleza muchas veces resulta violenta.

Un par de bailarines sobre un ring son la propuesta escénica de los coreógrafos Emio Greco y Peter C. Scholten para explorar y exponer las múltiples coincidencias y vínculos que existen entre la danza y el boxeo: velocidad, ritmo y fuerza son elementos físicos de ambas disciplinas que se explotan en la coreografía, a los que se suma una dramaturgia en la que cada round refiere algún ejemplo de la relación entre hermanos y en la que se propone, entre otras cosas, diluir el concepto de virilidad.

Proponer una danza que indague en la relación entre varones, comenzando por el vínculo fraternal, puede ser un buen punto de inflexión para pensar y repensar la masculinidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.